18.12.12

Las 10 peores muertes en series de television 2012

En esta entrada hablaré de las 10 muertes más sorprendentes que hemos podido ver en varias series que se han emitido este año en EE UU y Reino Unido: Mad Men, Breaking Bad, Boardwalk Empire, Homeland, American Horror Story, The Walking Dead, Downton Abbey, House, Fringe, Mujeres deseperadas (y de propina), Gossip Girl y Misfits. Así que ojo con los spoilers.

La muerte de Maude Flanders en Los Simpson no es nada al lado de estas 10 muertes



La más religiosa.
Shelley (Chloe Sevigny) en American Horror Story. Podía haber elegido alguna otra, pero esta muerte en concreto es la más retorcida. El monseñor (Joseph Fiennes), que podría llegar a ser Papa, estrangula con un rosario a esta paciente ninfómana que es una monstruosidad, un muñón con ojos. Para el jefe de la Jessica Lange monja del manicomio su muerte es una bendición, ella se lo pide, una eutanasia a las bravas.

La más triste.
Lane Pryce (Jared Harris) en Mad Men. Me encanta Jared Harris, que bien ha hecho de malo en Fringe y qué bien de inglés apocado que se desmelena con una negra conejita de Playboy en Mad Men. Las cuentas de la empresa, un desliz del que no se recupera, le llevan al suicidio. Verle colgado de una soga, tras una puerta que no se deja abrir, es de las imágenes más impactantes que recuerdo este año. Eso, y la cara desencajada de Don Draper. Y la culpabilidad de Joan.

La más absurda.
Mike (Jonathan Banks) en Breaking Bad. Cuántas ganas se tenían estos dos. Mike y Walter (Bryan Cranston) se han odiado y amado más que muchas de las parejas que conocemos. En el último momento, con miedo, Walter dispara, se le va la mano. No lo hace como su álter ego Heisenberg, sino como el enfermo más gañán del planeta. Como un elefante, Mike se sienta viendo la puesta de sol, esperando la muerte con la templanza que en ese momento le falta a su asesino.

La más vengativa.
Owen (Charlie Cox) en Boardwalk Empire. He de reconocer que las anteriores temporadas se me han hecho cuesta arriba, por lentas y por contarme historias personales que no me interesaban. En la tercera hemos visto un espectáculo al más puro estilo Scorsese. De todas las muertes sangrientas, me quedo con el cuerpo de Owen metido en una caja, un guiñapo que destapa una gran verdad ante los ojos de Nucky (Steve Buscemi). Pobre Margaret, su sueño de escapar acaba ahí. Gitano, cabrón.

La más aplaudida.
Lori (Sarah Wayne Callies) en The Walking Dead. No digáis que no, pero cómo ha ganado esta tercera temporada con la aparición de nuevos personajes, entre ellos el Gobernador. La embarazada Lori se había convertido en una mosca cojonera del impasible Lincoln (Rick Grimes). Todos le teníamos ganas. Su muerte ha sido doble: con la salvaje cesárea para salvar al bebé y casi a punto de convertirse en zombie con un tiro en la cabeza de su propio hijo. 

La más agonizante.
El sastre en Homeland. A la espera de que alguien se cargue de una vez por todas a Dana, la hija de Brody, me quedo con ésta lentísima muerte. No porque haya tortura, sino porque se alarga eternos minutos. El miedo del sastre, la huída, la persecución en el bosque, una llamada de la mujer de Brody... El sastre acaba ensartado por accidente en una barra en el suelo, para momentos después morir como un conejo, con el cuello partido. Brody, a lo Dexter.

La más falsa.
House (Hugh Laurie) en House. Nada mejor que hacernos creer en el último episodio de la serie que House ha muerto. La única forma de vivir parece ser renunciar a ser quien ha sido. Hasta asistimos al funeral más engañoso de la historia de la televisión. El fin justifica los medios: House quiere ayudar a Wilson en su enfermedad y la única forma de ser libre es muriendo. Además, es su última chulería, faltaría más.

La más 'natural'.
Lady Sybil (Jessica Brown Findley) en Downton Abbey. Tras el parto, la más joven y guapa de las hermanas Crawley sufre espasmos y muere. La más jovial y rebelde del casoplón tiene que morir, no había otra, y eso que ya habían sufrido la gripe española que se llevó a Lavinia por delante. La actriz y el actor que interpreta a su marido ya habían desaparecido para salir en Black Mirror, pero aún así, no me la esperaba.

La más emotiva.
Henrietta (Georgina Haig) en Fringe. Después de salvarla, la hija de Olivia y Peter muere a manos de Windmark. El Observer jefe Windmark se queda con sus últimos recuerdos, aunque no los sienta. Su muerte provoca la loca venganza de Peter. Pero ya sabemos que en Fringe (como ocurría en Perdidos) siempre triunfa el amor. Y la fe.

La más inesperada.
Mike Delfino (James Denton) en Mujeres desesperadas. Susan (Teri Hatcher) ha sido uno de los personajes con peor suerte de la televisión. Aunque siempre salía airosa. Que Marc Cherry matase a su marido, el fontanero, nunca se lo perdonaremos. Susan se merecía ser feliz, como el resto de sus vecinas de Wisteria Lane, un barrio que ajustaba cuentas a tiros en las puertas de sus chalets.

(de propina) La más WTF!
Misfits. No se salva nadie.

La más increíble (gracias
Bart Bass (Robert John Burke) en Gossip Girl. Ya que se acaba la serie, repesco esa preciosa escena de la finale en la que Bart Bass se pelea con su hijo Chuck y, no sabemos cómo, acaba colgando de una azotea. Ni Chuck, sobreactuado, ni Blair, con las manitas en la boca, lo evitan. Es más, miran cómo cae y salen corriendo.  

7 comentarios:

Matias A. Chiarena dijo...

Entre las más aplaudidas yo pondría de Los Soprano, la de Ralphie Ciffareto por en manos de Tony, cuando se entera que él mató al caballo.
Y siguiendo con esa serie, como inesperada, cuando Tony mata a Cris, después del accidente de autos.

Mariló García dijo...

Matias, hablamos de 2012! Ojalá pudiera incluir Los Soprano, mi serie favorita!

Anónimo dijo...

Yo lo siento mucho, pero "la más falsa" se la doy a Sherlock en The Reichenbach Fall. Capitulazo.

Anónimo dijo...

Opie en SoA

Liz dijo...

La de Owen la vi ayer. Sali llorando.

saray dijo...

Y la muerte de Lagarta en Dexter? a mi me pareció muy sosa...

Mariló García dijo...

Saray, la muerte de Laguerta no me impactó para nada.