15.1.16

Crítica. La chica danesa, Lili Elbe, primer transexual de la historia

La chica danesa cuenta de forma ficcionada la relación que mantuvo un matrimonio de artistas daneses de principios del XX cuando él decide transformarse en ella. Lili Elbe se convertiría en la primera transexual de la historia y lo que extraña es que hayan tardado en rodar una peli así.

Este es el momento en el que él decide ser ella.
Sin embargo, Tom Hooper, el director, no sabe aprovechar semejante experiencia vital: ser la primera persona en cambiar de sexo y operarse en 1930. La primera parte interesa mucho porque Eddie Redmayne pasa de ser un reputado artista con su traje masculino a esa mujer que siempre quiso ser, luciendo maquillaje y vestidos y entregándose tanto como ya hiciera (¡y de qué manera!) como Stephen Hawking en La teoría del todo. Pero luego, la peli pasa de ser una historia optimista, graciosa, casi comedia, con la que esbozar una sonrisa, a un drama en el que se juega con la historia real y se desvirtúa. Diciéndolo de otra manera: empieza muy bien, pero a mitad de la película se convierte en el biopic de sobremesa que no queremos ver en una nominada al Oscar. Redmayne sí se merece la nominación, pero Alicia Vikander me pareció un estereotipo tan obvio que me producía rechazo. Y eso es un problema teniendo en cuenta que la relación del matrimonio es lo más interesante de la trama: cómo ella continuó a su lado a pesar del cambio radical. Ojalá se lleve Paco Delgado el Oscar a mejor diseño de vestuario. Ya fue nominado por Los miserables, de Tom Hooper también, donde coincidió con Redmayne. Pero lo tiene difícil, con El renacido y Mad Max, y el doblete de Sandy Powell (Cenicienta y Carol). Alicia Vikander gana el Oscar.

Paco Delgado gana mejor vestuario en los CDG.

Reales: Lili (Redmayne) y Gerda (Vikander).
Si queréis saber más sobre la historia real de Lili Elbe aquí.

La chica danesa se estrena el 15 de enero en España.