18.2.16

¡Ave, César! curiosidades de la película de los Coen

Dirigida por Ethan y Joel Coen, ¡Ave, César! no entra en la categoría de mejores películas de los Coen, pero contiene lo que más le puede gustar a un fan de sus películas: personajes y situaciones rocambolescas y, por supuesto, su amor por el cine clásico, con homenajes a Gene Kelly, Esther Williams, las películas de vaqueros y el elegante vestuario de los dramas refinados.


En ¡Ave, César! hay evidentes guiños a películas suyas como Barton Fink, El hombre que nunca estuvo allí y El gran Lebowski.

Fargo, diferencias entre la película y la serie.

Más autohomenajes de los Coen.

Secretos del vestuario de ¡Ave, César!

Éstas son algunas de las curiosidades y claves de ¡Ave, César! (Hail, Caesar!) que demuestran que el universo de los Coen no para de retroalimentarse (sin spoilers):
El estudio que dirige Eddie Mannix (Josh Brolin) se llama Capitol Pictures, que es el mismo nombre del estudio que contrataba al guionista Barton Fink (John Turturro).
Un enigmático grupo llamado El futuro dice haber secuestrado a la estrella más famosa del estudio (George Clooney) y envían una nota de rescate pidiendo 100.000 dólares. Una nota parecida escrita a máquina la vemos en El hombre que nunca estuvo allí, cuando Billy Bob Thornton intenta chantajear al personaje de James Gandolfini.
La furgoneta en la que es secuestrado es de una empresa de limpieza en seco. Esto no tendría mayor importancia si no fuera porque en El hombre que nunca estuvo allí, Billy Bob Thornton recurre al chantaje para conseguir dinero con el que invertir en una empresa incipiente de limpieza en seco.
Encuadres imposibles volvemos a verlos en ¡Ave, César!, por ejemplo, durante la coreografía acuática protagonizada por Scarlett Johansson en la piscina. Cuando la cámara se eleva en plano cenital recuerda a la alucinación que sufría El Nota en la bolera en El gran Lebowski.

George Clooney se pasa toda la película vestido de romano. Ya salió con falda (escocesa) en Crueldad intolerable. La película que rueda su personaje, ¡Ave, César! es un guiño a películas como Ben-Hur. En El gran Lebowski una valla publicitaria anuncia una empresa de limpieza que se llama así, Ben-Hur, con la imagen de una cuádriga.

La broma en la que George Clooney se revisa los dientes en un espejo o en el reflejo de una cuchara la vemos en todas las películas en las que el actor ha colaborado con los Coen: Crueldad intolerable, O Brother! y Quemar después de leer. Esa sonrisa es su arma secreta.

En su peluquería de El hombre que nunca estuvo allí, Billy Bob Thornton le corta el pelo a un niño vestido de vaquero, un guiño al western. En ¡Ave, César! el personaje de Alden Ehrenreich es una estrella del género.

El número de baile de Channing Tatum recordará a los marineros que bailan en la fiesta con orquesta en Barton Fink.
 

El canto de ¡Ave, César! a los guionistas, sólo faltaba Barton Fink en esa habitación gritando: "¡Soy un escritor, monstruos, me dedico a crear, soy un creador, éste es mi uniforme!" (señalándose el cerebro).


Más autohomenajes de los Coen.