1.2.16

La revolución del streaming obliga a la producción propia


HBO anuncia su llegada a España para 2016. Pero Juego de tronos se seguirá viendo a través de Movistar+. Alberto Rodríguez es fichado por Movistar+ para que ruede La peste, la primera iniciativa de producción propia del canal. Se esperan entre ocho y diez propuestas más que se irán estrenando en 2017. Además, Netflix está haciendo lo propio, tocando a algún que otro director y guionista para empezar a rodar en España, como ya han hecho en Francia. En la pasada edición de los Globos de Oro se pudo constatar una tendencia: el streaming viene pegando fuerte. Casual es una comedia producida por Jason Reitman (Up in the Air) de la que la mayoría de españoles no había oído hablar hasta que fue nominada a los premios. Hulu, que lograba así meter la cabeza en los Globos, es el mismo canal en streaming que, por ejemplo, ha resucitado The Mindy Project. ¿Cómo no van a estar agradecidos los fans a estas plataformas que no viven de la publicidad, o lo que es lo mismo, de los niveles de audiencia; que proponen proyectos pintones a directores y guionistas de renombre y les dejan crear con absoluta libertad? Ganamos todos. Que Netflix haya superado a HBO en candidaturas a los Globos no es casualidad. Como lo demuestra Amazon con más opciones de premio que las todopoderosas ABC, FOX o CBS. De la NBC ni hablamos, que no ha conseguido ni una (aunque habrá que ver si les funciona SeeSo, su canal de comedia online). Por no hablar del premio a la mejor actriz, Rachel Bloom por Crazy Ex-Girlfriend, conocida anteriormente por su faceta como YouTuber. Netflix anuncia 31 series originales para 2016. De mi top de las mejores series de 2015 seis eran de Netflix, pero podrían haber sido más. Es inimaginable ya el volumen de series que nos esperan. Desde Hulu decían que 2016 iba a ser su año. Pero ojo con Amazon, que la aplaudida Transparent puede ser el comienzo de una apabullante oferta. Sólo hay que ver su lanzadera de pilotos, aunque todas las miradas están puestas en Woody Allen: quién se lo iba a decir a sus 80 años. Y fichando nada menos que a Miley Cyrus.