9.3.16

Restaurante Hamburguesa Nostra, la mejor carne

Mirad ESA carne. No habría necesidad de decir nada más. Hamburguesa Nostra abrió nuevo restaurante en la glorieta de Bilbao y allí que fuímos.

Americana (12,90): hamburguesa de vaca gallega con una pizca de tocino ibérico.
Para ponernos en situación. Hamburguesa Nostra surge en 2007. La carnicería Establecimientos Rodríguez, de la que nació todo lo que hoy en día es el Grupo Raza Nostra, tiene más de 40 años de historia en el mercado de Chamartín, donde continúa como carnicería Raza Nostra (nombre que recibió en 2003). La carne, como habréis podido deducir, es lo mejor de esta cadena de restaurantes que ha abierto en una de las zonas de la capital más deseadas. Cuando fuímos entre semana, el local de dos plantas estaba lleno. De lunes a jueves proponen un menú.

Burrata con emulsión de tomate y rúcula (12, media ración, 7).
La degustación que nos propusieron en Hamburguesa Nostra consistía en un par de entrantes y dos hamburguesas a compartir entre tres personas. Esto último algo escaso, sí. Ni que decir tiene que, a pesar de la pintaza de estos primeros platos, sufrí bastante hasta llegar al plato reina de la casa.

Trio de entrantes (9, 90): bravas (5), crujientes de pollo (7) y guacamole con nachos (7). Precios por raciones.
La hamburguesa Americana, que nos dijeron es de las más solicitadas, lleva carne de vaca gallega con una pizca de tocino ibérico y un pochado de verdudas (un topping que se pide aparte, 1 euro) que me pareció una sorpresa. Sabrosa, deliciosa, espectacular. Yo que suelo pasar un pelín la carne, la probé casi cruda, la mejor opción posible. Aunque el restaurante ofrece una gran variedad de salsas propias, usé éstas para acompañar a las patatas fritas. Esta carne no necesita más.


Salsas especiales, una buena selección, probé para aliñar las patatas fritas el ketchup curry, mahonesa con aguacatae y lima, y el ali oli de ajos tiernos.
La hamburguesa De pueblo, también con pan mollete blanco, llevaba vaca gallega con queso manchego, cebolla pochada y bacon, a la que añadieron guacamole y una mezcla de pepinillo muy interesante (chutney de pepinillo y chipotle). Como su principal baza es la carne, esta opción resultó también sobresaliente. Tal vez, menos sorprendente ya que habíamos tomado guacamole como entrante. No percibimos en el sabor ni el queso manchego ni el bacon.

De Pueblo (12,50): vaca gallega con queso manchego, cebolla pochada y bacon (con toppings de guacamole y chutney de pepinillo y chipotle).

Para terminar nos ofrecieron los dos postres que más me gustan (y una tiene ya un bagage importante). A la contundente tarta de queso (5,50) le sobraba el caramelo, que hubiera sustituido por la tradicional mermelada de frambuesa, y al crumble de manzana con helado y chocolate caliente (5,50 €) le faltaba encontrar el punto, demasiado crumble y, no, el chocolate no funciona en esta combinación. Además de hamburguesas, el establecimiento ofrece meriendas con tartas y estos y otros dulces.

Horario: de 12 a 12 de la noche, que se amplía hasta las 2 de la madrugada el viernes y sábado.

Ver la carta.