26.4.16

The Good Wife 7x20: fiesta de despedida

Amas, luego existes.

Sólo faltan dos episodios para que acabe The Good Wife y viendo Party, el episodio 720, he sentido por primera vez en mucho tiempo que los iba a echar de menos.

Me han regalado una parcelita en Marte, ¿esto es una declaración de GUERRA?

El piso de Alicia, con la excusa de la unión entre Jackie y Howard, ha sido el punto de reunión para una despedida coral en forma de abrazos. La protagonista se despedía así de la mayoría de secundarios de la serie.  
  • Si Grace iba a estudiar Derecho, la hija de Eli confirma que también ella seguirá los pasos de Alicia.  
  • Zach regresa para anunciar por sorpresa su boda y su marcha a Francia (esperemos que Mr. Big no tenga que volver a socorrer a nadie en Paris). Que se case con una mujer más mayor que él (aunque no es para tanto) y que sea ella la que le vaya a mantenerle a él pone en boca de varios personajes comentarios un tanto machistas, como en el caso de la madre de Alicia, que acaba borracha de vino. Alicia debiera verse reflejada en ella, pues también le da al vino, presume de soledad bien llevada y tiene a dos hijos (chico y chica) que estarán ahí aunque sea a regañadientes. Alicia, achispada, se ríe de la decisión de su hijo, aunque si hablamos de amor, que es por lo que Zach romperá con todo, Alicia sí que se siente muy sola. 
  • Mira con sana envidia a Diane y a Kurt, felices, y a Zach y a su chica, ésa que ve en el matrimonio algo meramente burocrático, a Jackie y Howard, a la vejez, viruelas. 
El caso OJ Florrick
 
No hay caso en este episodio (es el mismo caso de Peter el que sobrevuela sobre todos los personajes: que Peter le dé la importancia a su caso llamándole el “caso OJ Simpson” sólo me hace crear más dudas en torno a él. ) y, tal vez, por eso, me gusta muchísimo más. Se centra en los personajes y sus motivaciones, acelerando la despedida de la mayoría de ellos. No sé cómo lo hacen, pero logran, gracias al caso no cerrado de Peter, que aparezca Canning y Cary, y que Crouse vuelva a meter su nariz en su asunto del ex de su chica. Por tener, tenemos hasta el guiño a la serie que ve Alicia por televisión, ésa que parece escenificar el asesinato de la misma mujer del caso de Peter, ésa que en la última escena tiene a su protagonista despidiéndose también: Adiós, te echaré de menos. 

 ¿Echará de menos Alicia a Peter, aquel chico al que conoció en la Universidad, con el que sigue compartiendo un vino a pesar de todo, con el que, sentados los dos en la cama, mira a ninguna parte, brindando por su divorcio, y, tal vez, preguntándose, cómo han cambiado las cosas desde que éstas se torcieron? ¿O echará de menos Alicia a ese otro hombre, Will, que nunca volverá y cuyo amor hace más llevadera, por egoísta, su insegura relación con Crouse? Creo que el “buenorro”, como dice su madre, de Crouse es un tipo sencillo y sincero. Como le ocurrió a Diane con Kurt, seguramente Alicia tenga que tragar con alguno de esos defectos de un tipo que se considera ante todo práctico. Si su hijo Zach se marcha a Francia por amor, ¿por qué no ella iba a cambiarlo todo por él? Creo que a Alicia le falta estar divorciada y pasar página con Will para entender que Crouse sea posiblemente lo mejor que le ha pasado.

Bufete de amazonas 


Pero, ¿cómo decir adiós a ese “bufete de las amazonas” que ha montado Diane, se lo pondrá tan fácil David Lee? Lockhart, Florrick & Associates. Alicia no se puede quejar, en lo personal y en lo profesional le va de fábula. Jackie se despide de Alicia diciéndole algo inaudito en todo este tiempo: “Somos más parecidas de lo que crees”. ¿En qué sentido: en que puede rehacer su vida, en que reconoce con admiración lo que ha supuesto ser paciente y esperar por su hijo Peter, en que ha sido una señora que ha tragado con todo con tal de mantener a la familia unida?


Alicia y Crouse, y su viaje a Marte
 
Capítulo aparte merece la relación de Alicia y Crouse. Alicia, vestida de rojo como cuando le pasan cosas muy importantes, muy guapa (Alicia sí que es la Red Woman y no Melisandre), aunque sin culo (demasiado delgada Julianne), es la anfitriona perfecta, cuyo único motivo para dejar la party es su insistente Crouse. “Todo se acaba” dice ella al comienzo del episodio. Queda poco tiempo para tomar decisiones. Alicia se pone seria, y Crouse que no se lo espera le regala una broma, 200 hectáreas en Marte. Porque a él le gusta el espacio. El espacio exterior y que le dejen también su espacio, un poco a su aire. Alicia es como esa niña que espera que su novio le regale un anillo de compromiso y le compra unos pendientes. Parece cosa del destino, podría pensar, que mientras todo esto ocurre, Grace la llama insistentemente, cortándoles el rollo, porque la floristería se ha equivocado y las flores en forma de cruces corresponden a un funeral. Yo lo veo en positivo: asistimos al entierro de la antigua Alicia, con flores blancas, luminosas.

Como he dicho en otras ocasiones, lo primordial es que Alicia disfrute de su soltería de verdad, que la motive su nueva vida, no un hombre, sea quien sea éste. Hasta Lucca (espero que salga más y que la den un trozo de bufete) la debe de decir cómo comportarse con Crouse: ¡coño, pregúntale! Menos mal que Crouse va directo al grano y pone sus cartas boca arriba, otra cosa es que Alicia le siga el juego. Cuando Peter aparece por la puerta con otro regalo (al fin y al cabo la que se arrejunta es su madre), Alicia ni lo mira (¿O era éste? Yo esta imagen no la he visto). A nadie le importa lo que tenga que ofrecerle ya su ex marido. Pero sí debe importarle el simbolismo de la cajita de Crouse: tener un espacio que se llama “la finca Florrick” la pertenecería sólo a ella. Sería su pequeña parcela y creo que eso es lo que tiene que asegurarse antes de tomar alguna otra decisión. Que se quedara al lado de su marido le sugiere a la prometida de Zach un “nuevo feminismo”. Las cosas cambian, eso está claro, y Alicia está cansada de esperar y de seguir siendo aquella buena esposa. En los siguientes episodios veremos el caso de Peter (Veredict, veredicto), que será también el caso de Alicia, pues ella sigue pendiente de un hilo: tras Peter podría caer ella, y el Final, en el que ya se ha anunciado el “regreso” de Will (a modo de flashback con alguna cosa que definirá su relación con Crouse lo más seguro).

Ha habido varios momentazos divertidos, como con la madre de Alicia, alentando a los niños a beber de pequeños. “Los niños italianos beben cuando salen de la cuna y mírales”. Ese pellizco de Kurt en el culo de Diane, como dos adolescentes. Cómo han enlazado a casi todos los personajes en el caso, no se salva ni Kurt, encargado de la balística. La hija de Eli se despide diciéndole a Alicia: “Por si nos morimos mañana”. La muerte, como el amor, ha sobrevolado el episodio de esta semana.

En el episodio 7x20 Alicia y Peter celebran su divorcio, nada menos, ni una sonrisa.

En el episodio 4x22 Alicia y Peter celebraban por otros motivos más alegres.

Yo quiero que vuelva Kalinda y diga de nuevo...

7x1, 7x2, 7x3, 7x4, 7x5, 7x6, 7x7, 7x8, 7x9, 7x10, 7x11, 7x12, 7x13, 7x14, 7x15, 7x16, 7x17, 7x18, 7x19