21.7.16

Ray Donovan 4x4 Paul Newman (y su relación con Jon Voight)

Ray Donovan tiene la suerte de contar con unos personajes que se van amoldando a las situaciones de una forma asombrosa. Tragan con lo que les toque con tal de salirse con la suya.


En el episodio 4x4, Federal Boobie Inspector, ahí tenemos a Mickey, capaz de bajar al pilón con tal de que le lleven en coche de regreso a su familia en busca de nuevos compinches con los que repetir el robo (esta vez directamente a los indios). La afortunada es Diane Ladd, madre de Laura Dern, que saca todo su sex appeal, camelándose a Mickey, cuyos ojos compara con los de Paul Newman. La mujer se sorprende de lo longevo del matrimonio Newman-Joanne Woodward y Mickey, parafraseando al propio Newman, le dice aquello de que para qué buscar una hamburguesa teniendo un solomillo en casa.

Curiosidad: Jon Voight protagonizó Cowboy de medianoche en 1969. Su personaje, Joe Buck, se comporta inspirándose en el Paul Newman de Hud (1963). Joe admira a Hud. Hay una escena en la que Voight se mira al espejo con un póster de Newman al lado.


"Esto no va a lamerse solo", le dice ella, dispuesta. "Que empiece la fiesta", se resigna él. Para que veamos que el sexo no deja de ser un medio para conseguir un fin, Mickey se lo cuenta a su hijo Bunchy como el que habla de comprar el pan. Eso sí, entre risas.


Ray necesita sacar al ruso de la cárcel para que la galerista de arte deje en paz a su familia. Vigila al fiscal, Jackson Holt, cuya intimidad queda al descubierto. Lo que nos repugna ver televisado (cómo se huele las uñas de los pies o cómo se limpia el ojete en el bidé), no deja de formar parte del ser humano tras la puerta. Me gusta ver a Cyril Nri, actor que se sale en Cucumber y que aquí, espero dé bastante más juego (recordad el episodio 3x8 con guiño a Cucumber). Ezra, el "padre" de Ray, regresa de entre los muertos porque escondía en su caja fuerte (¿qué más habrá?) la prueba que incrimina a un productor de cine (Dabney Coleman, tan mayor que cuesta reconocerle). Ray pensaba que éste, mentor del fiscal, le iba a ayudar, pero el productor confiesa el asesinato de su mujer, así que Ray debe buscar otra vía para sacar al ruso.

Ray piensa en matar a la galerista. Me gusta que sea supersticioso y que eche marcha atrás porque casi atropella a una skater cuando está dando la orden. La chavala lleva una camiseta del FBI y le dice que tenga más cuidado. De ahí que sólo le quede conseguir la pasta aliándose con su padre, lo que resulta más paradójico que nada. Pero ya sabemos que de tal palo, tal Donovan. Ray, como su padre, hará lo que sea con tal de conseguir la paz para su familia. De hecho, es capaz de prometer a la galerista que se entregará si no logra el dinero.

Lo que más me gusta de este episodio es que Bunchy nombra padrino de su hija María al propio Ray, lo que levanta los recelos de sus hermanos. Ray es oficialmente El Padrino y así escuchamos imitar a Daryll a Marlon Brando.

Momentos grandes aparte del cunnilingulus de la tercera edad: cuando Ray coge el bate, pero es para echarse unas partidas y pensar, ya romperá piensa más adelante. Cuando Abby se besa con una lesbiana a la que han practicado una mastectomía. El regreso de Cochran (Hank Azaria) cantando en un karaoke y obligando a Ray a marcarse un tema de Bob Seger tras ponerse finos a tequilas. Cochran podría ayudarle con los trapos sucios.

4x3, 4x2, 4x1