15.9.16

Ray Donovan 4x11 Ping pong!

Sólo falta un episodio para que acabe la cuarta temporada de Ray Donovan. En Chinese Algebra ha habido un par de momentos memorables (como ver a Jon Voight jugando al ping pong), pero en general me esperaba un episodio más brutal, para dejarnos con la inquietud mala ante la finale. Lo que predije al comentar el episodio 4x10 se ha cumplido, aunque podríamos ver un cambio con respecto al combate en el ring por culpa de Terry.


4x10, 4x9, 4x8, 4x7, 4x6, 4x5, 4x4, 4x3, 4x2, 4x1

 
(con spoilers)

En qué lío se ha metido Ray en el último momento. Resulta que el FBI le sigue la pista, Ray los esquiva, hasta que detienen a la galerista, cuando creíamos que volaba lejos. Ray, como pensé viendo el episodio 4x10, hace un trato con Dmitri para que suelte a Avi, al que ha apaleado. La idea es devolverle los cuadros robados, pero también un dinero que no tiene y que sólo podría conseguir si apuesta en Las Vegas. Ray lo tiene a huevo: Hector se la debe (por limpiar el asesinato de su hermana Marisol), así que Hector se debe dejar ganar en el ring para que el ruso Dmitri se leve su pasta.

Cuando creíamos que todo más o menos encajaba, Ray es detenido, así que le deja el marrón a su padre, que para eso Mickey es mucho Mickey. La apuesta era sencilla, con un tipo gordo de Las Vegas. Sin embargo, Mickey se lo encuentra muerto en el vater, "a lo Elvis Presley", según él. Así también hemos visto morir en Pulp Fiction y en Juego dse tronos. Poner tu último pino y adiós. Mickey, que tiene más tablas que un sarao flamenco, se hace amigo de una stripper (obviamente, negra, porque le recuerda a su chica) y ésta le consigue a un joven broker que mueve el dinero a lo bestia. Mickey va con su bolsa de dos millones de dólares y sufro porque se la vayan a robar, pero no. El yogurín éste le vacila, y Mickey se apuesta la pasta a una partida de ping pong. Yo no doy crédito. Pero el septuagenario es el puto amo, ya que, según é, aprendió en la cárcel. Así que la apuesta se hace, para vacileo de Jon Voight y mucho efecto especial con la bola.

El ping pong bien podría ser la metáfora de las idas y venidas de esta familia. Cuando creemos que Hector se va a dejar ganar para que Dmitri deje en paz a los Donovan, nos encontramos con que Terry, que ha entrenado a Hector y cree que le quedan dos telediarios, quiere verle ganar antes de morir. De hecho, al final del episodio le da un vahido. Me imagino a Terry poniéndose malo porque Hector se deje ganar y a Ray cambiando de opinión y diciéndole a Hector que gane. Y a ese ruso todo loco buscando venganza porque le han engañado. Ése podría ser un final, con la policía de Terry de por medio y Mickey también en su salsa. Pero en Ray Donovan nunca se sabe. También faltan los resultados de Abby del cáncer y ver qué pasa con sus hijos, que se han ido lejos con Bunchy.

La próxima semana, adiós a la cuarta temporada de Ray Donovan. ¿Acabará en funeral?