31.10.16

Stag, despedida de soltero… de muerte

Stag es una miniserie de tres episodios de la BBC que emite en España Comedy Central. Se estrenó en Reino Unido en febrero y me pasó desapercibida, pero ahí ha estado mi señora madre para recomendármela. Ideal para Halloween me he puesto con ella.


Stag, que significa ciervo y en slang despedida de soltero mezcla ambos conceptos, pues se trata efectivamente de la despedida de soltero de un tío con pasta que no se le ocurre nada mejor que llevar a toda su cuadrilla a un pueblo de Escocia a cazar un ciervo. Algo que los hará volver "hechos unos hombres". Este tipo, el soltero, va disfrazado, para más inri, de ciervo rosa, lo cual ya de por sí resulta ridículo.

Como en las mejores historias de terror aparecen las claves de este tipo de narraciones, esto es, el grupo de listos, el loser (hermano de la novia) que es el listo realmente, un pequeño pueblo con locales que no ven con buenos ojos a los intrusos, un camping en soledad con ruidos extraños, un bosque laberíntico, un oscuro lago, un siniestro guardabosques… Stag me ha recordado, por el suspense tomado con cierto cachondeo y flema british a otras series como Mad Dogs o Superperdidos, y a películas estilo Una boda de muerte. El grupo de colegas se verá envuelto en una pesadilla, pero no dejarán de lado el sentido del humor y el cinismo porque van de sobrados. Otro gran detalle de Stag es comprobar lo mucho que odiarás a esta panda, pues está compuesta por altos directivos de la banca y un ejecutivo de televisión (esto es muy meta).

Dirigen Jim Field Smith (Episodes), que también actúa, y George Kay (My mad fat diary). Para fans de Juego de tronos, uno de los colegas es Pilou Asbaek (Euron).

con spoilers del final de Stag 

También aparece Ruta Gedmintas (la hacker de The Strain), que resulta ser la asesina a sueldo contratada por el propio novio con ayuda de uno de los colegas al que dan por muerto desde el principio. El loser finalmente es el héroe y se escaquea porque la asesina quiere (algo poco admisible). Piensas todo el rato que es la gente del pueblo las que los está matando por haberse ido sin pagar del bar o porque el guardabosques es un zumbado, pero en realidad se trata del dinero de una inversión, el que se quiere quedar el novio con ayuda de su amante en una transacción con sus colegas banqueros. Matándolos, se lo queda todo. Al novio le falla la boca cuando le confiesa al loser que también pasa de ella y que se hará con todo (algo también un poco chapuza a la hora de contar). Pero lo que más me gusta es el final, cuando llega la policía para llevarse a la asesina y el agente resulta ser el colega que no murió realmente (el del cuerpo cortado). Y el loser pues no es tan loser realmente porque se llevará parte del botín también.