25.11.16

This is Us: hermanos frustrados (y Porcelanosa)

This is Us es una de esas series que estarán en mi Top 2016. Antes de hablar de ella, tengo que comentar esta secuencia del episodio 7 en la que vemos un anuncio de Porcelanosa que me ha parecido más brutal que las peripecias que viven estos tres hermanos nacidos el mismo día.


¡Vaya publicidad! Estos dos tipos son hermanos. El guaperas (Justin Hartley), un tanto tontorrón, se ha hecho famoso por una sitcom en la que se quita la camiseta hasta que decide que-ya-no-más y decide emprender una nueva aventura en el teatro. Vamos, partir de cero, con todo lo que eso conlleva. El negro (Sterling K. Brown, El pueblo contra OJ Simpson) está obsesionado con el color de su piel, pues fue adoptado por los padres del niño rubio blanquito y siempre se sintió fuera de lugar, sin conocer a su verdadero padre. Mientras el blanco vivirá obsesionado con demostrar que es buen actor, el negro se empecinará en encontrar sus orígenes. Ellos siempre se han llevado mal, desde pequeños, y esta escena adquiere importancia porque, por fin, se enfrentan cara a cara, en medio de Times Square, zona por la que pasa en ese momento el mismísimo Seth Meyers, presentador de televisión (de la NBC, como la serie), que se queda estupefacto al ver a los dos hermanos zurrándose.


This is Us está llena de estos momentos entre hermamos frustrados, que arrastran una serie de carencias que nacen en su infancia, junto a sus padres, interpretados por Milo Ventimiglia y Mandy Moore. El tercer hermano es una mujer obesa (Chrissy Metz), melliza del tío bueno para que el asunto de la gordura resulte más paradójico. Su talón de Aquiles, claro está, son esos kilos de más y ha trascendido que la actriz ha firmado por contrato que deberá adelgazar, así que veremos, supongo, una transformación. A pesar de ser un dramón, This is Us es muy divertida cuando la hermana y su novio obeso se enfrentan entre ellos (él no es tan infeliz con sus kilitos de más); cuando el tontorrón mete la pata o cuando el hermanastro pretende demostrar que aún siendo negro ha llegado a ser alguien. No hay grandes actuaciones, pero la serie se ve con una sonrisa tonta en la cara. This is Us es bonita, sin más, con escenas que provocan emociones y situaciones en las que cualquiera se puede identificar. Parece sencilla y lo es, pero no por eso es del montón, ni mucho menos. Leer más.