23.12.16

Guilt y el caso de Amanda Knox, coincidencias y diferencias

Guilt es un thriller con asesinato de por medio que había dejado aparcado porque la historia me recordaba vagamente al caso de Amanda Knox. Efectivamente, tiene mucho de esta historia real, aunque luego el desenlace va por otros derroteros y, lo que es peor, acaba siendo una serie juvenil a lo Pequeñas mentirosas con toques de Gossip Girl.



(esta entrada contiene spoilers, quién es el asesino en la serie Guilt)

El caso de Amanda Knox
Amanda Knox fue acusada del asesinato de su compañera de piso. Amanda, norteamericana, estudiaba en Perugia (Italia), tenía un novio italiano (que también fue sospechoso) y vivía con Meredith Kercher, británica, que apareció cosida a puñaladas en el piso que compartían. La coartada de Amanda fue su novio, y viceversa: estaban juntos la noche que la mataron. Amanda contó que había entrado en la casa y se había duchado. Que al ver la habitación de Meredith cerrada, que pensó que dormía (ya estaba muerta). Y que cuando encontró sangre en el baño, no le dio importancia. Un tercer sospechoso fue un tal Rudy Guede, un afroamericano que había ido de fiesta con ellos y cuyas huellas estaban en el piso (una de las pruebas de que estuvo en la casa es que cagó en el baño y no tiró de la cadena). Amanda y su novio pasaron cuatro años en la cárcel, pero fueron puestos en libertad porque no hubo consistencia en el caso. Rudy Guede fue, finalmente, acusado de la violación y el asesinato de Meredith, y continúa en la cárcel. El documental sobre este caso se puede ver en Netflix y os lo recomiendo. Vais a flipar con uno de los periodistas, que se desacredita él solo, y con cómo trató el tema la policía. El documental cuestiona la inocencia de Amanda, pues su comportamiento, y el de su novio, tampoco fueron muy normales durante el juicio.

El caso de Guilt
Grace (Daisy Head) es acusada del asesinato de su compañera de piso. Grace, norteamericana, estudia en Londres y tiene un novio francés (Zachary Fall). Molly (Rebekah Wainwright), irlandesa (con ese nombre no hay duda), aparece asesinada en el piso, cosida a puñaladas. La coartada de Grace es su novio, y viceversa: ambos han pasado la noche en la azotea del piso. Grace cuenta que había ido a medianoche por el piso, pero que estaba muy drogada y no se acuerda. Sus pisadas ensangrentadas están por toda la casa. Un tercer sospechoso es un príncipe (¡atención!), porque Molly estaba embarazada y el hijo era de él. De pronto, siento como que estoy buscando a la A de Pretty Little Liars. El príncipe repeinado (Sam Cassidy) parece sacado de Gossip Girl. Molly es ayudada por su hermana Natalie (Emily Tremaine), una eficiente abogada (por ahí también anda el cada vez más hinchado Billy Zane).  Los medios de comunicación son lo peor aquí también. Al final, Grace es absuelta pues su novio confiesa que él mató a Molly y se suicida. Sinceramente no entiendo muy bien sus motivos, pero cuando quedan sólo unos minutos para que acabe el último episodio, Grace hace las maletas y se encuentra a otra compañera de piso, afroamericana, que le confiesa que ella y Molly estaban enrolladas. Grace deduce que su por entonces novio, el franchute, mató a Molly por esta chica, comida por los celos de que Molly se hubiera enamorado del príncipe. Y yo me quedo como WHAT!!?? porque no tiene ningún sentido. Como tampoco lo tiene que Grace, entonces, coja lo primero que tiene a mano y se cargue a la pringada ésta y sea su hermana la que le pille en medio del fregado. ¿Una segunda temporada con Grace como verdadera culpable de un asesinato? Se me hace cuesta arriba. Guilt (de Freeform) se puede ver en Cosmo.