6.7.15

Piloto The Whispers (ABC), Spielberg, niños poseidos y alienigenas

(opinión sin spoilers) Vuelve Steven Spielberg a la tele. Vuelven los niños, esta vez, aún más raritos. Y vuelve el misterio. The Whispers se acerca a otro de los inventos del director, La cúpula, por ese enigma que será el leit motiv de la trama. Luego están esos personajes que se enfrentarán entre ellos, encabezados por Lily Rabe, que viene de American Horror Story, como agente del FBI viuda y con un hijo sordo, especialista en chavales con problemas. The Whispers tiene su punto fuerte en esos niños del maiz, que son normales hasta que un tal Drill los transforma en La semilla del diablo, los obliga a "jugar" a un juego macabro, que tiene por objetivo, normalmente, a sus madres. Acojona ver a esa primera niña asesina tan buenecita ella, que no sabe lo que hace. No hay maldad en ellos, por unos minutos es como si estuvieran poseídos por el mal. Al mismo tiempo vamos conociendo a esta agente perspicaz, que perdió a su marido y que tiene que demostrarle a su compañero lo que vale (Dereck Webster). La clave de todo está en John Doe (vaya nombre clásico), interpretado por Milo Ventimiglia, que sale bastante buenorro. Al final del piloto nos dan la clave para entender qué pinta el actor de Héroes en todo esto. Mientras tanto, en el desierto del Sahara encuentran un avión en extrañas circunstancias y me da la sensación de que hay alienígena encerrado. Me gustan estas mini tramas de niños malos, aunque también me da la sensación que, como en La cúpula, irán alargando el tema hasta cansarme. Spielberg ama ese cóctel niño+alien+misterio, pero a saber. La cadena ABC estrenó esta serie en junio, inspirándose en una historia corta cifi de Ray Bradbury, Zero Hour (La hora cero), incluida en su libro El hombre ilustrado (1951). Parece una tv movie para la sobremesa.

con spoilers

5.7.15

Piloto Zoo (CBS), cuidado con estos leones asesinos


Hitchcock nunca nos explicó porqué sus pájaros atacaban a Tippy Hedren. El rey de los macguffins se lo podía permitir. Sin embargo, lo primero que pienso viendo Zoo es que quiero/necesito que me cuenten porqué los leones de la selva persiguen de forma anormal tras los turistas y otros se escapan del zoológico provocando inesperados ataques. Hasta los gatos de un barrio han huido de sus casas para refugiarse en la copa de un árbol. No es el fin del mundo apocalíptico que nos pintan otras historias con robots vengativos o agresivos alienígenas. En Zoo son los animales salvajes los que nos la tienen jurada. Y su insólito comportamiento se tiene que deber a algo determinado. ¿Una droga está detrás de estos ataques, un experimento fallido, el agua, un virus desconocido?

Un zoólogo (Ken Olin) ya vaticinó en sus programas televisivos lo que se nos podía venir encima si matábamos por mero placer a los animales. Acabó loco según cuenta su hijo, el prota de Zoo, un tipo campechano y simpático, que ama los animales, que no entiende (como cualquiera que tenga dos dedos de frente y algo de sensibilidad) qué gana el ser humano cargándose un ser en peligro de extinción. Jackson Oz (interpretado por el guaperas James Wolk, Mad Men) huyó de Boston y en sus 12 años en Botswana nunca había visto nada parecido, algo que le hace creer que su padre llevaba razón. “Como la Humanidad, navega el mundo hacia la punta del iceberg, ¿qué estrategia de supervivencia van a emplear?”, se pregunta el padre loco. ¿Cuál sería esa conspiración de la que habla? Uno de los ojos de los leones muestra una anomalía, ¿les pasará al resto de los animales, porqué sólo a los leones machos?

Mientras, en Los Ángeles, una periodista (Kristen Connolly) pierde su trabajo en el diario por culpa de los ataques que hace en su blog (ay, internet) a una empresa algo dudosa, pero con acciones en el medio. La periodista contacta con otro zoólogo (Billy Burke), que se jacta de ser un tipo solitario, al que convence de que algo raro está pasando. Ella aporta los datos objetivos. En los 350 zoológicos que hay en EE UU, con 175 millones de visitantes al año, habiendo abierto sus puertas el primer zoo en 1874, sólo ha habido nueve casos documentados de leones que han matado a hombres sin ser provocados. Seguiré viendo Zoo no sólo por esta intriga sino porque me recuerda a otras aventuras de tipo Parque Jurásico. Las escenas con los animales dan yuyu, son muy reales, como la del acantilado. Y me gusta que los tres protas (cuatro si contamos con el amigo africano de Jackson) sean tan dispares, aunque les una que se preocupan por los animales. No sé si Jackson llegará a domar a las fieras como hace de forma bochornosa Chris Pratt en Jurassic World, tampoco sé si los animales han sufrido (como se ha dicho) maltrato durante el rodaje (espero que no), pero creo que además de original pone sobre la mesa temas importantes como el trato de los animales en cautividad y la corrupción del poder de esos hombres ricos que matan el tiempo… matando.

Guiño Cócteles fuera de serie. Cuando Jackson huye de los leones con la turista francesa, él le da de beber de una petaca “bourbon de Kentucky”. Cuando ella le da unos cuantos lingotazos, comenta: “Hacen un buen trabajo en Kentucky”.

Zoo (CBS) no se emite en España.

Crítica: Lo que hacemos en las sombras, los vampiros de Flight of the Conchords

Titular Lo que hacemos en las sombras a una película que es en realidad un falso documental ya tiene bastante gracia. Si Jemaine Clement y Taika Waititi contaban con una legión de entregados seguidores gracias a la disparatada Flight of the Conchords (la serie se llamó en España Los Conchords), este divertidísimo filme los va a confirmar como los reyes neozelandeses del absurdo.  Recurriendo a la imprevisible forma de rodar de El proyecto de la bruja de Blair –en la que la cámara perseguía a unos chavales asustados en medio del bosque–, en Lo que hacemos en las sombras son los del otro lado, los monstruos, los protagonistas del impensable reality. Las ingeniosas anécdotas que surgen de la convivencia de unos amigos vampiros que comparten piso en el siglo XXI, con manga ancha para la improvisación y las situaciones más delirantes, se suceden sin dar tregua. Estos draculines –uno macarra; el otro, un depravado; el tercero, un estiloso new romantic– se inspiran en filmes de chupasangres por todos conocidos: el clásico de Francis Ford Coppola, Entrevista con el vampiro, la saga Crepúsculo…  Lo que logran Clement y Waititi con este ocurrente filme –Premio del Público en Sitges– es hincarle el diente al bromance vampiril, al retratar la camaradería entre colegas, con algunas secuencias siniestras y retorcidas, pero sin perder nunca el sentido del humor. ¿Qué hacen estos peculiares personajes de puertas adentro? El resultado es una de las mejores comedias del año. Película de culto desde ya. Lo que hacemos en las sombras (What We Do in the Shadows), estreno en España el 3 de julio [Crítica publicada en Cinemanía]

4.7.15

Humans (Channel 4) contra Real Humans (sueca, la original), robots con sentimientos


Pues qué quieres que te diga. Yo sí me compraría un robot que me lo hiciera (casi) todo. Levantarme con el desayuno puesto. Evitar las colas del supermercado. Y, ya que imaginamos, que fichara por mí en el trabajo mientras me pego la vida padre. Pero, qué aburrido, ¿no? Y, sobre todo, qué miedo. ¿Podría ese robot suplantarme directamente en un futuro? En Real Humans, los hubots son estos robots, parecen físicamente humanos, pero el color estridente de sus ojos o sus pelucones de maniquíes los delatan. Es normal que una señora que sufre maltrato se encariñe de uno y huya con él. O que si te venden un hubot con apariencia de tía exótica buenorra te lo quieras montar con ELLO. El cine está lleno de referencias a robots que se rebelan contra el ser humano: se va a estrenar Terminator Génesis sin ir más lejos. Ex Machina ahondaba en este tema: ¿pueden los robots tener sentimientos? El niño robot de Extant a lo Inteligencia Artificial. Por eso, ¿qué aporta de nuevo Real Humans y, ahora, su versión USA para AMC, Humans? Lo principal: que el hubot es algo normalizado, aunque no todo el mundo lo quiere, y no hablamos de un futuro radical. Es un instrumento, aún algo caro, que puede facilitar la vida, pero que provoca rechazo en parte de la sociedad.

En el piloto de Real Humans me interesan varios temas: hay quienes no se fían de los hubots, los odian (vamos, el tema no está normalizado); hay quienes se encariñan de su hubot, como si fuera una persona, y no quieren sustituirlo por otro cuando se estropea; hay quienes les produce morbo tener un hubot. Estos tres puntos de vista tan radicales se dan en la misma familia con la mujer, su padre y el marido de ella. Luego está la Resistencia, los que luchan por los derechos de los hubots, para que no acaben siendo chatarra. Sin embargo, lo que demuestra el piloto es que si se da libertad a los hubots éstos atacarán a su creador (las leyes de la robótica de Asimov a la basura). Lo mejor del piloto original es la incertidumbre en sí misma: ¿qué pasará con estos robots, por qué son capaces de ir contra el hombre, sabrán diferenciar a las personas buenas que los apoya de la gentuza que los utiliza? Si te gusta el tema, lo único que te puede echar para atrás es pensar que ya está todo dicho, que no sabrán inventarse nada nuevo, algo genial, por otro lado, porque te animará a ver el siguiente (aunque son episodios de una hora larga, el piloto se me hizo algo pesado).

Si la primera secuencia son hubots atacando a humanos (en la original van al grano con la problemática), en el remake entramos en la fábrica de hubots para ver cómo uno de ellos (la hubot buenorra, Anita) mueve la cabeza y mira hacia la Luna. Luego será una familia la dueña de este hubot, con la madre contrariada por la compra. Resulta raro que el padre no sepa manejar a sus tres hijos y la casa cuando la madre está fuera, es algo que han hecho todas las mujeres siempre. La excusa de sustitución de la madre no me convence. Si me parece interesante que en la nueva versión hablen de la sustitución para mejorar el mundo, de los niños que trabajan en India o China, o del concepto de autoestima: sin trabajo la perdemos. Anita es aquí más protagonista: aparece mucho más (está centrado en la familia). Un flashback de cinco semanas nos explica en parte quién es ella (en la original lo intuimos desde el inicio). Anita es un hubot… con sentimientos. Los recuerdos que parece tener no los veíamos en la original, más crudo en cuanto al maltrato de los robots. En el remake, además, se analiza en detalle cómo debe ser esta interrelación entre humanos y sintéticos (se supone que poseen lo que llaman “bloqueo Asimov”) y adónde nos lleva que puedan pasar de ser meros esclavos a tener conciencia. Para los que gustan de caras conocidas aparecen Lucy Carless, Colin Morgan y Neil Maskell (Utopía). Por cierto, William Hurt, que intepreta al tipo que no se quiere deshacer de su hubot, parece el padre de Pinocho (¡auch!).

Momentazo cocina en el remake: Anita prepara lasaña y habla de filosofía con la madre mientras ésta toma una copa de vino tinto.

con spoilers

Crítica: Profanación: los casos del departamento Q, la Millennium danesa

Melancolía, la primera entrega de una saga danesa que pretende seguir los fríos pasos suecos de la popular Millennium, parecía más bien una toma de contacto con el detective Mørck (y su desencanto ante la vida) y su compañero (y fiel escudero) Assad. En Melancolía, esta pareja atípica (al estilo The Killing), encargada de solucionar casos archivados, se enfrentaba a una misteriosa desaparición en un ámbito doméstico. Nada de politiqueo ni mirada crítica alguna. Un caso al estilo CSI, entretenido, sin más. En Profanación, sin embargo, desempolvar la extraña muerte de dos hermanos en un colegio de ricos, nos adentra en la maldad a otra escala. Ya no hablamos de un individuo en solitario, sino de un grupo (el que maneja el dinero y el poder) que hace y deshace a su antojo. Numerosas pistas y sospechosos mantienen el suspense, con escenas más crudas y directas que en la primera entrega, donde hay sexo, violencia explícita y motivaciones retorcidas. En la narrativa permanece el mayor acierto de la saga, ya que desde el presente se va desenredando la maraña del pasado, con numerosos flashbacks desde diferentes puntos de vista. Mientras vayan a más, los casos del departamento Q seguirán interesando a Mørck y a los espectadores. Profanación: los casos de departamento Q (Fasandræberne / The Absent One), estreno en España el 3 de julio [Crítica publicada en Cinemanía]

3.7.15

Piloto Scream (2015), un reboot naif del slasher de los 90

¿Scream o Scream Queens? Ésta parecía ser la pugna en cuanto a series de terror se refiere de este año. MTV ha estrenado primero Scream y no me ha convencido este reboot para nada. La saga creada por Kevin Williamson en 1996 (con cuatro entregas, la última en 2011), visto lo visto, no necesitaba una serie, mejor dicho: esta serie. Han pasado 20 años y ya hemos visto mucho Sé lo que hicisteis el último verano para que me vengas ahora con una Scream que parece Pretty Little Liars (niñatas, una lesbiana, un A misterioso que espérate si no son varios, nuevas tecnologías, rollo profe guaperas alumna, etc.). Sin la máscara genuina de Ghostface, para empezar, y a pesar de la producción de Wes Craven, esta Scream es una visión muy naíf y tontuna del slasher noventero. Mira Fargo o Hannibal: joder, si te atreves a hacer un revival, dále una vuelta, sé original, arriésgate. Para nada. Hay un encapuchado con máscara que llama al móvil avisando de que serás el siguiente y un instituto lleno de guaperas, a cada cual más imberbe; diálogos que intentan ser metareferenciales pero cuyas bromas están muy sobadas y unos actores apenas sin carisma. Hasta la Bullet de The Killing (Bex Taylor-Klauss, con lo que tú vales) interpreta a una lesbiana con amigo freak que sufren bullying (más visto que el tebeo). Y ya no hablemos de los adultos: la madre de la prota (Wila Fitzgeral, de Royal Pains) es la Daisy con la que se obsesionó al asesino famoso de Lakewood, un tipo que debe de ser un caimán porque parece ocultarse en el agua del lago (¿y esas escenas brumosas sobre el agua sin que se vea ná?). Por cierto, genial ver a Bella Thorne mostrando cacha y siendo asesinada como lo fue Drew Barrymore en la Scream original. Lo que es un intento de guiño nostálgico al original se convierte en una mala copia de una brillante idea, y encima reventada en el tráiler. Scream tendrá 10 episodios, cuya única sorpresa sería que Neve Campbell, Courteney Cox o David Arquette se marcaran algún cameo. En España no hay fecha de estreno de Scream en MTV.

Crítica: Los Minions, la estupenda precuela del humor amarillo

Los Minions by Miranda Makaroff.
Ni Los Simpson, ni Bob Esponja. Los Minions se han hecho con el trono del humor amarillo. Ni el llegado desde el Japón es tan divertido como lo que consiguen estos enanos que ni hablan ni saben mentir. Los Minions necesitaban contar su historia, así que esta precuela era muy esperada por los fans de Gru. Mi villano favorito. Yo, entre ellos. Y no defrauda en absoluto. Lo que consiguen hacer los guionistas en hora y media es realmente divertidísimo, brillante. Los Minions está llena de referencias poperas de esas que nos gustan (por salir salen hasta los Beatles). Su humor puede ser perfectamente compartido por padres e hijos. Los Minions es lo más parecido al cine mudo de los dibujos animados y eso siempre funciona. Trabajan para los malos, pero no son malos y meten la pata y nos caen bien y los perdonamos. La villana es una mujer y es muy curioso que por primera vez Sandra Bullock (con su voz) haga de mala (en español es Alexandra Jiménez, un gustazo también). Han tenido que venir los Minions para sacarle la mala leche. El arranque es magistral (aunque vimos la mayoría de gags en el tráiler), con todos esos villanos para los que han trabajado los Minions en su larga historia. Y después del final los títulos de crédito se recrean en los orígenes a su vez de Gru, el villano original. Tal vez, Del revés (Inside Out), la otra gran película de dibujos del año, de Pixar, suba un peldaño si hablamos de niveles del humor (y de darle a la bola), pero mucho niños (y adultos) se perderán. Los Minions, sin embargo, es un humor que nunca morirá, que entiende todo tipo de público y que te alegra la vida de la forma más sencilla, con historias sobre buenos y malos y cómo en este mundo ideal siempre gana la bondad. Los Minions, estreno 3 de julio. 


Miranda Makaroff, David Delfín (Minion como dios) y Roberto Verino (reinventando los petos vaqueros), entre otros, recrearon los Minions para una causa solidaria. 

Ilustraciones de vestidos con frutas y verduras (cómo mola)


Alucinante lo que hace Gretchen Roehrs con frutas y verduras. Ilustraciones llenas de imaginación y belleza.

Más ejemplos, con plátanos, alcachofas, frutas, ostras... aquí.

2.7.15

Moulin Rouge inaugura el primer Ciclo de Cine y Moda de Hola Fashion

http://lookandfashion.hola.com/yo-no-me-aburro/2015/06/moulin-rouge-viva-el-cancan/
Moulin Rouge. Otra de esas películas denostadas en su estreno que, para mí, es una proeza musical, colorida, divertida, romántica… La vi en el cine, absolutamente hipnotizada por su espectacular vestuario (Nicole Kidman nunca estuvo tan sexy) y sus exaltadas canciones, mashups de temas modernos, combinados con una trama ambientada en 1900 (el Zidler's Rap es enorme). Dirigida por Baz Luhrmann en 2000, la diseñadora de vestuario Catherine Martin recibió un Oscar por si excelente trabajo.

Moulin Rouge inaugura el I Ciclo Cine y Moda de Hola Fashion, hoy jueves, en el Museo del Traje de Madrid.

1.7.15

Ránking: películas basadas en series de televisión


Cuando el cine está falto de ideas se tira de cabeza a la televisión. Las adaptaciones televisivas para la gran pantalla no siempre son estupendas. ¿Cuáles son las mejores y peores películas basadas en series de televisión? Aquí va esta lista:

Dark Shadows (2012). Tim Burton lo tenía fácil, nadie conocía la serie de vampiros (1966-71), sin embargo es una de sus peores pelis y Johnny Depp está horrible.

El equipo A (2010). Hubiera molado más la supuesta versión con Ice Cube que iba a hacer John Singleton. Liam Neeson y Bradley Cooper hicieron lo que pudieron.

Airbender: El último guerrero (2010). Lo que le ha costado a Shyamalan quitarse de encima este bodrio inspirado en Avatar: La leyenda de Aang.

Star Trek (2009). La precuela de JJ Abrams sobre la mítica serie fue un bombazo, con Zachary Quinto como Spock y cameo de Leonard Nimoy.

GI Joe (2009). Los muñecos de la serie (2005-06) con la imagen de Channing Tatum, Sienna Miller o Brenda Fraser. Sí, pero no.

El mundo de los perdidos (2009). Will Ferrell no supo rescatar la gracia de la serie de los 70 en su periplo hacia la época de los dinos.

La sombra del poder (2009). La investigación de un crimen de una serie de la BBC protagonizada por Russell Crowe y Ben Affleck. La serie de 2003 fue MUCHO.

24 (2008). Entre medias de la serie, Kiefer Sutherland protagonizó la película, evidentemente filmada sin ser en tiempo real. No defraudó a los incondicionales de Jack Bauer.

Bruno (2008). Sacha Baron Cohen recuperó a Bruno, su personaje gay de El show de Ali G (2003-04), para hacerlo a lo grande. Risas para fans, peor que Borat.

Expediente X: creer es la clave (2008, Chris Carter). Mulder y Scully (David Duchovny y Gillian Anderson) la cagaron con esta adaptación de la mítica serie cifi.

Superagente 86 la película (2008, Peter Segal). Steve Carell y Anne Hathaway sustituyeron a Don Adams y Barbara Feldon en este revival simpático de la serie sesentera creada por Mel Brooks.

El coche fantástico (2008). Hicieron un reboot con el protagonista de lo que sería una nueva serie basada en KITT. Raro, raro.

Battlestar Galáctica (2007). Precedida por una película resumen que se estrenó en televisión (2003), la serie (2004-08) coincidió con el filme BG: Razor.

Futurama (2007). Menospreciada en televisión, fue salir en dvd y reventó. Por eso, se lanzaron cuatro películas sobre Bender y su pandilla del futuro. Peores que la serie, aunque la primera es la mejor.

Embrujada (2005). Para una generación la bruja será Nicole Kidman, pero si viste antes la sitcom con Elizabeth Montgomery moverás la nariz por ella.

Los ángeles de Charlie (2000). Cameron Diaz, Lucy Liu y Drew Barrymore molaron como las agentes infiltradas que popularizara la serie. Sobró que siguiera como saga.

Las aventuras de Rocky y Bullwinkle (2000). Robert De Niro, Rene Russo y Jason Alexander, un cast surrealista para esta serie animada para adultos con un alce y una ardilla.

Wild Wild West (1999). Infumable adaptación con Will Smith, Kevin Kline y Kenneth Branagh de villano. Mejor, la sesentera Las aventuras de Jim West, un western bondiano.

Los Vengadores (1998). Casi intocable la serie británica. Ralph Fiennes y Uma Thurman no estuvieron a la altura. Sean Connery (nacionalista escocés) hizo de villano.
Perdidos en el espacio (1998). Nefasta adaptación con Gary Oldman y William Hurt, de la sesentera serie sobre una familia de astronautas que viaja por el espacio.

Twin Peaks: fuego camina conmigo (1992). David Lynch se apañó esta película después de la mítica serie para explicar cabos sueltos.

¿Falta alguna?   

30.6.15

Cinemania julio 2015 Terminator Génesis, traducción en las series

Este mes en la revista Cinemanía llevamos en portada a Arnold Schwarzenegger y Emilia Clarke por Terminator Génesis, repaso en el interior a la carrera loca de Arnie. Por lo que me toca, análisis y crítica de la cachondísima Lo que hacemos en las sombras, creada por los Flight of the Conchords; análisis y crítica de Profanación: los casos del departamento Q, la nueva Millennium llegada de Dinamarca, y análisis de Eternal, donde Ben Kingsley se transforma en Ryan Reynolds (no sabe ná). En el cine que viene: Robert Pattinson como Lawrence de Arabia en Queen of Desert. En la Ventana indiscreta: las chicas Terminator y homenaje en 20 aniversario a la comedia Fuera de onda (Clueless). Repaso a las mejores películas de colegas, desde Cuenta conmigo a Juerga hasta el fin.

En la Sección de Series, los estrenos del mes. Juanma Freire compara Ray Donovan y Masters of Sex, cuyas terceras temporadas llegan a Canal+ Series el 13 de julio. Después de 12 monos, Fargo o Hannibal, llegan más reboots televisivos y dos películas: Scream en MTV y Wet Hot American Summer en Netflix. Repaso a los orígenes de Entourage (El séquito) ahora que se estrena la película y sale el pack completo en dvd. Entrevista de Patricia Puentes a Kevin Bacon por el final de The Following. Los extras del dvd de Fargo. Mi columna se la dedico a esas series que evidencian el sinsentido del mundo: Sense8, Wayward Pines, Mr. Robot, Humans, UnReal, Zoo… Ilustración especial Sharknado 3 que Syfy España estrena el 23 de julio. Reportaje: entrevisto a tres traductoras premiadas por sus trabajos en South Park, Padre de familia y House of Cards.

Espero que os guste!

Más series en mi blog de Cinemanía.

Junio 2015
Mayo 2015
Abril 2015
Marzo 2015
Febrero 2015
Enero 2015
Portadas 2014
Portadas 2013

29.6.15

Planes Yonomeaburro: jornada intensiva, ojalá el 'fisio Netflix', El Cangrejero, el paraguas fusil, cine en Wuaki y extrañas coincidencias

http://yonomeaburro.blogspot.com.es/2011/01/clooney-julia-roberts-al-pacino-david.html
Comienzo la semana laboral con jornada intensiva. Significa que entro a las 8 de la mañana y salgo a las 15.15. La empresa ya no da cheques de comida, pero desayuno en el curro. Lo mejor: tener la tarde libre. Lo peor: que la siesta me llama. Tenemos en nuestro barrio dos tipos de camareros: los que saben lo que quieres, porque siempre pides lo mismo, y te lo ponen con diligencia; y los que saben lo que quieres, porque siempre pides lo mismo, y hacen como que no lo saben, van de perdonavidas y parece que te estén haciendo el gran favor de sus vidas. A este último bar por fin hemos dejado de ir y lo más extraño es que el camarero y la camarera son el dueño y su hija. No somos los únicos que lo han cambiado por otro, más alejado, pero mejor. Que tengas tu propio negocio y estés siempre como a regañadientes, echando menos leche, regateando la tapa del vaso para llevar, y otros detalles feos pues no le veo sentido ninguno. Tal vez por la somnolencia y los cafés con mala leche, me tocó también ir al fisio de la empresa, para que me machacase las cervicales. Uno de mis tres deseos a Aladino sería que me dieran masajes a lo Netflix: por una tarifa plana, dónde y cuando yo quisiera.

Me alegró la semana hablar en Season Finale sobre Hannibal, True Detective y Sense8. Gracias a las redes sociales la conexión es inmediata, aunque no sepas con quien hablas y te tires al ruedo del directo con más confianza que otra cosa. Entrevisté a Verónica Echegui (también por teléfono) y me dijo algo relacionado con este tema (que no es fácil ser entrevistado): "A veces no sé qué decir y digo cosas que no siento". ¿Cómo contarle tu vida a un desconocido? Verónica Echegui me encanta, me dijo que la entrevista había sido "muy bonita". Ella es muy grande (la tenéis en Fortitude y dentro de poco en Apaches). Pero éste es un mundo, sí, tan loco, que nos iremos convirtiendo en locos sin darnos cuenta. ¿O ya lo estamos? Tan ridículo como escuchar en la secuela de Jacuzzi al pasado (con la que me reí un huevo, todo hay que decirlo): "Sólo podemos conseguir la felicidad si somos personas felices". Obvio, pero descacharrante en su contexto. En esta peli uno de los momentazos es ver a Craig Robinson y Adam Scott practicando sexo anal… virtual… emitido por televisión. El reality de los reality.

Se aprobó el matrimonio gay en todo EE UU y se lió una buena. Coincidencia que yo andase el sábado por la zona de Conde Duque en Madrid, donde la Embajada de EE UU organizaba una fiesta del 4 de julio. Parecía una boda, y vi alguna cara conocida intentando que le colaran. Empecé en El Cangrejero, donde el siempre adusto Angel te tira la cerveza como nadie, cerveza Mahou que para eso dice la leyenda que de la fábrica de Amaniel se la servían directamente a los barriles. Me habían invitado a una cata de Madrid Diferente con cerveza Mahou, pero me fue imposible ir porque tenía amigos en casa, pero creo que también era por la misma zona. Seguí en Drink Fino, cuyo nombre puede echarte para atrás y es algo caro, pero en donde el servicio y la calidad de la propuesta están a la altura. Y terminé en Josealfredos: hacía siglos que no me tomaba un GinFizz. Sigue igual aunque con una clientela pija un tanto extraña. 
Tan extraño como este detalle de Cosmopolitan que me enviaron al curro: un paraguas que parecía un rifle para promocionar la cuarta temporada de Crimen en el paraíso. Me llamaron de recepción con las alarmas puestas. O encontrarte al que te reparte los periódicos en el curro trabajando de camarero en la barra de un par de la calle del Pez. Toma! No hay bares en Madrid…
Después de ver el piloto de The Brink (que recomiendo) me dieron ganar de ponerme con Dr Strangelove de Kubrick en Wuaki.
Y con el metro de Madrid así:

Más planes Yonomeaburro, la próxima semana. Si tienes algún plan interesante, envíame un email (yonomeaburro@yahoo.com).

El regaliz rojo en Fringe y en otras series

(entrada subida originalmente el 27.12.12; se irá actualizando) 

Si de algo puede presumir Fringe es de haber creado un nuevo grupo de fans de los regalices rojos. Walter es feliz masticando un regaliz, como si su sabor le devolviera al pasado, como un niño. Para Walter un regaliz es como el mejor de los puros para un fumador: lo olisquea, lo degusta, le da tranquilidad. Licorice!


El episodio de Fringe en el que Walter (John Noble) remarca su adicción a este dulce es en la finale de la tercera temporada (episodio 3x22), cuando Peter, por fin, afirma que es su hijo y él se come el regaliz con la mayor de sus sonrisas. La marca Red Vines encontró un filón en esta serie como parte de su promoción publicitaria. Pero Fringe no es la única serie en la que aparece el regaliz rojo.

Un bote de regalices rojos de promo.

Ranking de series adictas al regaliz.

En The Good Wife, el arisco David Lee (Zach Grenier) también presume de su gusto por los regalices, pero tiene una explicación objetiva. El diseñador del set, Beth Kushnick, de The Good Wife trabajó en las dos primeras temporadas de Fringe y se llevó la idea de una serie a otra, como marca de la casa. Otra que no puede pasar sin sus dulces, entre ellos el regaliz, es Brenda Johnson, la subjefa de policía de The Closer.


Big Bang. Entre sus muchos descubrimientos absurdos, Sheldon lo flipa cuando se bebe una Kool-Aid a través de un regaliz rojo como si éste fuera una pajita. Le vemos llevar un paquete de Red Vines en la mano.


Go On. La ayudante de Matthew Perry pasa de cafés y lingotazos. Lo suyo es el regaliz, que le da un toque más aniñado y hace que sus colegas no se fijen en ella a nivel sexual.


Parks and Recreation. Leslie (Amy Poehler) monta una fiesta en el episodio 5x6 en la que coinciden los padres divorciados de Ben. Leslie, aunque perspicaz y tenaz, es tan vulnerable como una niña pequeña, así que intenta poner paz entre ellos ofreciendo un gran bol de regalices rojos. En este episodio también aparece la colcha de Juego de tronos.


Weeds. Hasta Nancy (Mary Louise-Parker) tiene tiempo para comerse uno de estos regalices. En el episodio 4x12, de hecho, hay una conversación en la que el regaliz tiene mucho que ver. "El regaliz rojo es malo", le dice Cesar a Nancy. No he visto el epi, si alguien me lo explica, genial.


Los Simpson. En el badulaque de Apu se vende regaliz rojo. Homer se lo echa sobre el donut como si fueran virutas, y Apu le recrimina. En el episodio 23x9 lo vemos también en el futuro en el Kwik-E-Mart: se llamarán Infra-Red Vines en un guiño a la marca.



Friends. Phoebe guarda regalices rojos en una pecera. Monica le ofrece uno a Ross en este vídeo.

Veronica Mars. En el episodio 3x17, Mac le dice a Logan: "Necesito un Red Bull y regaliz". Además, Veronica Mars investigaba muchas veces con el regaliz en la boca... Gracias a Neptbell por el soplo. Vía.  



No sé si en True Blood, Ana Paquin come regalices pero en un reportaje en la revista Marie Claire me la he encontrado así.


¿Y si saliera en Glee? Esta imagen es un fake, pero cómo molaría que en vez del batido que se tiran a la cara hicieran las paces mordisqueando regalices rojos.


La protagonista de Los diarios de Carrie, la secuela de Sexo en Nueva York, también se pone morada de regaliz.


En el episodio 1x7 de Web Therapy?, Lily Tomlin. Gracias por la captura a
También he encontrado ésta otra del 1x4 con Jane Lynch (Glee) en Web Therapy? en la que llega a decir: "Did you just throw licorice at me?". 

El episodio 9x21 de Dos hombres y medio se llama "Don regaliz dice que sí". 

Wentworth Miller.
The Bridge. En el episodio 1x5 el periodista juguetea con un regaliz mientras el policía Marco Ruiz le pregunta sobre las llamadas del asesino del puente.


The Net (1998-99). Miniserie basada en la película La Red, con Sandra Bullock. En el episodio 1x19 aparece Eric Szmanda (CSI) comiendo regaliz en un coche.


Selfie 1x6. Eliza (Karen Gillan) también lo come cuando está nerviosa.

http://yonomeaburro.blogspot.com.es/2014/10/selfie-abc-karen-gillan-adicta-redes-sociales.html

The Slap 1x3. Jaime come regaliz y Anouk lo ve muy inmaduro para ser padre.


Orange is the New Black 3x4. Parece una conversación entre tíos y humo de cigarros. A falta de ello, cambia cigarro por un regaliz rojo.
 

The Strain, segunda temporada, claves y curiosidades


Más pósters!

La segunda temporada de The Strain se estrena el 12 de julio. En España, The Strain la emite Cuatro. Aquí los primeros adelantos y pósters.

El humor con penes: 'Espías' con Melissa McCarthy, la secuela Jacuzzi al pasado, El club de la lucha y Sense8

http://www.coctelesfueradeserie.com/2014/05/ranking-cocktails-portadas-covers-magazines-revistas.html
@coctelesdeserie

Paul Feig coincide por tercera vez con Melissa McCarthy (la cuarta será en el reboot femenino de Cazafantasmas). La actriz me chifla, me parece una de las mejores comediantes que hay. No hace bromas sobre su gordura, cosa que agradezco enormemente, aunque, a veces, abusa del chiste chabacano, que recuerda al humor entre tíos. Pero su mímica me hace mucha gracia. En Espías (Spy), pasa de ser una oficinista que ayuda a espías (como el divertido Jude Law) a espía sobre el terreno. Las zancadillas se las pondrá un espía colega y celoso (Jason Statham, cuya cara parece de cera). Pensé que me iba a reir más, pero no ha sido así. Rose Byrne, que hace de mala, me carga; Allison Janney, como jefa, está desaprovechada; y Bobby Cannavale parece una parodia de su personaje de Boardwalk Empire, pero sin chispa. Me ha defraudado bastante, en comparación, por ejemplo, con La boda de mi mejor amiga, también de Fey con una enorme McCarthy. Tan familiar parece, que repite el marido de la actriz (Ben Falcone), en un cameo absurdo como turista despistado (es como 50 Cent que no sé quién le habrá engañado para que se rían así de él).