2.8.14

La cupula (Under the Dome): claves y curiosidades de la segunda temporada


Subido originalmente el 2.07.14.
Si no te acuerdas, así terminó la primera temporada.
Esta entrada se irá actualizando (opinión, claves y curiosidades de los siguientes episodios de Under the Dome, La cúpula)

Antena 3 estrena la segunda temporada de La cúpula el 15 de julio.

  1. Heads Will Roll 
  2. Infestation
  3. Force Majeure
  4. Revelation 
  5. Reconciliation
  6. In the Dark (4 agosto)
  7. Going Home (11 agosto)
  8. Awakening (18 agosto)
  9. ??

1.8.14

Semana #lookandfashion Karen Gillan (Doctor Who) y sus originales looks; el collar fake de Jennifer Connelly y tendencia: al rico helado

Esta semana en mi blog de Hola he escrito sobre Karen Gillian (Doctor Who, Guardianes de la galaxia) que desde que se ha cortado el pelo está que lo rompe en la alfombra roja. También de bordados en el cuello que parecen collares, como el que lució Jennifer Connelly entre otras. Por último, la tendencia de la semana: los estampados de helados, cucuruchos, tarrinas, polos... en series de televisión y en todo tipo de prendas y accesorios. ¿Te atreves?

Cameron Diaz, Keri Russell... más
Diane Kruger, Keira Knightley, George Cukor... más
Uma Thurman, Kerry Washington, Bajo la misma estrella... más
Ashley Benson, tiburones, Hannah Simone y las olas... más

Más artículos sobre moda en la ficción aquí.

Plan diabólico (Seconds, 1966), Rock Hudson, a lo Don Draper, en la fiesta del vino

Plan diabólico: recordar a Don Draper en su salsa

(sin spoilers) Plan diabólico (Seconds, 1966). Rock Hudson interpreta al otro, es decir, al resultado de la operación que se hace un tipo que quiere cambiar drásticamente de vida (los llaman los "renacidos", lo que me ha recordado a Les Revenants, aunque no tenga nada que ver). Que seas un hombre de mediana edad, rechoncho, con una mujer mayorcita, chapados a la antigua, y, de pronto, te conviertan en Rock Hudson pues tiene su puntito. John Frankenheimer (El hombre de Alcatraz) es el culpable de este drama ci-fi, surrealista, en el que destacan unas cuantas escenas a las que es difícil encontrar explicación (son los años 60, ¿qué quieres?). Antiochus Wilson (que ya tiene tela el nombre) se coge una buena cogorza en una fiesta a la que acompaña a su chica Nora (Salome Jens).

Rock Hudson en el día más feliz de su vida (o no).

La verdad es que no recordaba haber visto al altísimo y musculoso actor, vestido impecable eso sí, borracho perdido y tirado por los suelos (algo de Don Draper tocando fondo en Mad Men tiene). Esto asusta tanto como el careto que pone cuando se mira al espejo por primera vez y ve el resultado de su increíble operación (que, por cierto, podéis ver al detalle en la película, lo que da un pelín de grima).

Todos en pelotas en la fiesta del vino. Hippismo a tope.

La otra gran y larga secuencia, lleva a Antiochus a otra fiesta, esta vez, del vino, en la que una joven se queda en pelota picada y se lía a pisar la uva dentro de un enorme barril. Este recipiente es tan grande, que, al final, entre risas y cachondeo fino, acaban todos despelotados, pisoteando el fruto y magreándose cosa fina. A ese barril acaban cayendo, evidentemente, los dos protagonistas, aunque, eso sí, al actor sólo le verás el pectoral. "Pisa la uva, pisa la uva", qué pesadilla de soniquete.


En cuanto a la peli en sí, tiene varios puntos vista ahora en la distancia, como subir al tren que sale de la estación Grand Central de Nueva York y ver a esos extras leyendo sus enormes periódicos o haciendo crucigramas. O la forma de rodar las escenas en las que el pre-Antiochus es drogado, con un escenario que recuerda a un cuadro de Dalí (estuvo nominada a los Oscar a mejor fotografía). Se hace pelín larga y le sobran algunos momentos, pero intrigante es un rato.


Wilfred, claves y curiosidades de la cuarta temporada

En septiembre del año pasado, acababa la tercera temporada de Wilfred, una de mis comedias (negras) favoritas. Dudaba de su vuelta, y mucho más de su continuación, pero aquí está la cuarta temporada llena de sorpresas, como no podía ser menos.

¿Elijah Wood en Open Windows? No! también se la lían en Wilfred
(esta entrada se irá actualizando, con análisis, claves y curiosidades de los siguientes episodios, con spoilers)
  1. Amends
  2. Consequences
  3. Loyalty
  4. Answers
  5. Forward
  6. Patterns
  7. Responsibility
  8. Courage (6 agosto)
  9. Resistance (13 agosto)
  10. Hapiness (13 agosto)

31.7.14

Piloto The Lottery (Lifetime), la lotería de la fertilidad creada por el guionista de Hijos de los hombres

La infertilidad puede ser la enfermedad, se escucha al inicio del piloto de The Lottery (Lifetime). En 2016 (como quien dice, ya) la natalidad comienza a descender hasta que en 2019 sólo nacen seis niños. El piloto comienza en 2025, cuando una empresa logra fertilizar óvulos, pero el lado oscuro del Gobierno USA (¿quiénes si no?) se mete por el medio para evitar que la científica al cargo del experimento (Marley Shelton) continúe y que las mujeres donantes puedan reclamar a sus hijos. Esta mujer, Alison, que persigue hacer lo correcto (y que, ironías de la vida, quiere ser madre) buscará a uno de los donantes de esperma, que resulta ser el otro prota del piloto, Kyle (Michael Graziadei, The Young and the Restless), el padre viudo (y guaperas) de un niño de seis años al que insisten en investigar. Mientras el Darth Vader de la política (Martin  Donovan, Boss) pretende inseminar a las mujeres militares de EE UU sin que otros aliados se enteren del descubrimiento, el presidente de EE UU (un trozaco de pan) y Vanessa Keller (Athena Karkanis), la Jefa de Estado Mayor de la Casa Blanca, deciden en su contra: organizar una lotería para que 100 mujeres elegidas al azar sean las portadoras de esos 100 potenciales niños. La premisa puede recordar a la película de Alfonso Cuarón, Hijos de los hombres (2006), cuando en una situación parecida de infertilidad mundial una mujer se queda embarazada y se ve perseguida. De hecho, el guionista de Hijos de los hombres, Timothy J. Sexton, es el creador de The Lottery. The Lottery plantea muchas preguntas interesantes a nivel moral y tecnológico, y eso puede enganchar, por un lado (el tráfico de medicamentos ilegales contra la infertilidad, el poder abusivo del departamento de Humanidad que vela por la seguridad de los niños, etc.). También sus protas guaperas, sobre todo, el desconocido Michael Graziadei, que va de casa en casa haciendo favores a ver si suena la flauta fértil (una fantasía sexual como otra cualquiera). Sin embargo, The Lottery no deja de ser una serie de acción, muy de sobremesa de Antena 3, para entendernos, con persecuciones, amenazas entreveladas y personajes maquiavélicos que serán capaces de matar y de lo que sea con tal de conseguir sus fines. Serie ligerita para el verano, no sé si finalmente se acabará cumpliendo la lotería del título, entonces tendremos nada menos que 100 casos diferentes para desarrollar. Si, como no puede ser de otra forma, hay tongo, también tendrá su miga. Lo trillado sería que la científica se enamorase del viudo y criasen juntos al niño, aunque hasta entonces tendremos que ver qué pintan en todo esto los demás personajes. Intrigas y actos criminales asegurados, no queda otra.

29.7.14

Piloto Married (FX), matrimoniadas llenas de tópicos sobre el sexo

Matrimoniadas made in FX
El piloto de Married, nueva comedia sobre el matrimonio de FX, comienza y termina igual, con el protagonista (Nat Faxon) haciéndose una paja con su mujer (y madre de sus tres hijas) en la cama. No sabemos en qué trabaja este tipo, sólo que está obsesionado con echar un polvo (“Tengo algo entre sexo por compasión y necrofilia”). Su mujer (Judy Greer) está tan harta de él, que le anima a acostarse con otras (aunque, en realidad, bromee con el tema). Él no quiere, pero pronto se le ofrece la oportunidad. La excusa de ella para no encamarse con el hombre que quiere (y que debería desear) es que sus niñas le absorben todo el tiempo. Algo falla en esta relación, esto es obvio, y las soluciones que se proponen (los amigos de él le animan a irse de putas) no son lógicas. Es decir, el punto de partida de esta comedia creada por Andrew Gurland es ridículo ya de por sí. Obviando esto, y también el hecho de que Nat Faxon me cae mal (era lo peor de Ben and Kate, con Dakota Johnson), sí me interesan esos amigos que escuchan sus tontunas en un bar, The Oaks Tavern, entre chupitos de whisky, cervezas y caladas a un porro.

La camerera te sonará de True Detective. O no: va tapada.

No son adolescentes: uno está divorciado (Brett Gelman, me hacía mucha gracia en Go On, con Matthew Perry), aunque daría lo que fuera por recuperar a su familia) y otra (Jenny Slate, más comedida que en Parks and Recreation), casada con un tipo mucho más mayor que no le sigue el ritmo. Un tercer colega (John Hodgman, el archienemigo en Bored to Death), al que ve fuera del bar, es el marido de la amiga de su mujer (una suerte de espía si le utiliza mal). Me chocan varias cosas (retrógadas/misóginas) a estas alturas televisivas: que hacer feliz a tu mujer, mostrarse sensible, sea compartir las cosas que a ella le gustan “por muy estúpido que sea”; que sólo ella se ocupe de sus hijas (cuando le echa en cara hasta que se le rompió el condón la última vez); que no tengan amigos con hijos como ellos (no hacen vida social ninguna); que no compartan amistades, en general y sea él el que se va al bar (ni que fuera Homer Simpson); que para fomentar el sexo en la pareja se hable alegremente de prostitución; que se tire de otros tópicos, como que las latinas son fogosas (y hay que invitarlas a locales “de tapas”) y los latinos, peligrosos. Married (casados) anima a lo contrario, a la infidelidad, y al patoso éste, émulo de Adam Sandler, le sale el tiro por la culata en su primera oportunidad. Si no, hubiera ido hasta el final. Si en el segundo episodio, la cosa tira por la lógica y este pavisoso se enmenda para hacer feliz a su mujer, la seguiré viendo; si es una cuestión de ir tirándose a todo lo que se menea, pues no. Lo que más me ha llamado la atención es que usa el tempo de series como Portlandia, donde la cámara se mete en la casa y parece que estemos viendo un docureality (sin que los personajes lleguen a mirarnos). Además, la música acompaña constantemente a las imágenes, para los que veíamos Ugly Americans, ojo, que usan la misma (lo más chocante). Ojo al cameo raro, raro: Ella, la camarera del The Oaks Tavern, es Alexandra Daddario (la tetas de True Detective). Lo dicho, ojalá presente alternativas saludables para salvar un matrimonio, si no no me merecerá la pena.

Masters of Sex, claves y curiosidades de la segunda temporada


Contiene spoilers de los siguientes episodios de la segunda temporada de Masters of Sex, que se estrenó el 13 de julio en Showtime, y en España, en Canal+Series, un día después.

Parallax
Kyrie Eleison
Fight
Dirty Jobs (3 agosto)


28.7.14

Piloto Constantine (NBC), el exorcista british que me cae mal


No he leído los cómics de DC Comics y recuerdo vagamente la película de Keanu Reeves. Vamos, básicamente, que era mala. Resulta que el prota de Hellblazer en realidad es británico y rubio (Matt Ryan). Eso lo ha respetado David S. Goyer (El caballero oscuro) que produce y en cuyo piloto, dirigido por Neil Marshall (Centurión) ocurren demasiadas cosas. Me parece sumamente entretenido, aunque tiene algo este Constantine que me pone de los nervios. Primero, la musiquilla de fondo de Sherlock. Constantine se acompaña de un colega también, aunque con mucha menos presencia (por ahora) que un Watson. Este tipo, de todas formas, estará siempre con él porque es inmortal. Todo el piloto es un cúmulo de guiños al mundo de los cómics y, por supuesto, a sus fans. Constantine arrastra una historia inacabada, una venganza que le quema por dentro. Su forma de enfrentarse a la vida no es chulesca, es irritantemente chulesca. También, por otro lado, debe asegurarse de que la hija de otro conocido no sea asesinada por los demonios, también encabronados con los dos. Constantine tiene ciertos poderes adivinatorios y de exorcista, y la chavala, gracias a un medallón XXL, podría serle de ayuda. Y, de pronto, me acuerdo de Doctor Who. Borro de inmediato. A Constantine le gustaría olvidar el sufrimiento pero ni con electroshocks lo consigue. Cuando invoca a “la sagrada cruz, la estrella de David, la flor de loto de Dios” me quedo con el culo torcido. Y cuando escucho que los persigue FURCIFER, me da un vahído. Realmente no sé si Constantine me produce pena o desconfianza, pero no me inspira buen rollo, así en general. No sé si es la mugre que acompaña al personaje (cómo apaga ese cigarro –¿le veremos fumar?– en un antro en el que bebe pintas de cerveza) o las sucesivas situaciones contra la fuerzas del mal que (me da la sensación) van a repetirse invariablemente en cada episodio (¿Sobrenatural?). Tal vez, Constantine no debería haber salido nunca del sanatorio de Ravenscar. Supuestamente, él empeoró las cosas intentando salvar a una niña poseída al invocar a un demonio peor: Nergal (este bicho es muy ochentero, ¿que no?). No sabemos si desea salvar su alma, enmendar las cosas o seguir haciendo el bien. “¿De dónde eres John?”, le pregunta ella. “La pasión sórdida de mis padres”. ¿A que dan ganas de abofetearle? Su padre siempre le echó en cara que por su nacimiento muriese su madre. “Eres un asesino”, le decía... Ojalá el padre siga vivo, a este tipo hay que verle.

Entre los cameos, sorpresas WTF! (ambos de Perdidos): Harold Perrineau, el Michael de Perdidos alado, con cuello vuelto caloraco y con unas lentillas que ni en Halloween (aparece y desaparece, y hasta se convierte durante unos segundos en barman) y Jeremy Davies (Faraday), que me seguirá recordando siempre, en plan friki, a Neil Patrick Harris, haciendo, de nuevo, de loquito. En positivo: supongo que a los fans del cómic les gustará. Es un piloto lleno de acción, misterios, inquietantes personajes y diferentes localizaciones. Es la sempiterna lucha entre el bien y el mal, entre humanos y demonios, y así hasta el infinito. Me quedo con la broma de la galleta del chino. “El fracaso es la oportunidad de hacerlo mejor la próxima vez”, le dice el compañero de la prota, antes de toda la movida. Y ella le anima a que siempre añada “en la cama” al final de la supuesta frase que vaticina lo que te depara el porvenir. ¿A vosotros qué os ha parecido el piloto?

Halt and Catch Fire (AMC), clonando ordenadores en los 80

Cuando se estrenó Silicon Valley (HBO) su piloto no me llamó la atención. Protagonizado por un grupo de chicos afeados y torpes emocionalmente, pero cerebritos de los ordenadores, me recordaba demasiado a chavales como los de Big Bang. No pasé del piloto ni escribí sobre ello porque me parecía que HBO se había marcado una Girls protagonizada por nerds (en Looking son gays, otra que no sigo) y ya estoy un poco cansada del postureoHBO. Como AMC, últimamente, copia con descaro ya asumido las ideas de HBO, estaba esperando la serie sobre el futuro de la tecnología que me tendría preparada AMC. Pues ya ha llegado y se llama Halt and Catch Fire, un nombre que dio IBM a un código ficticio (aquí tenéis su significado actual). Dirige Juan José Campanella (Futbolín).

 

Subido originalmente el 13.06.14. Esta entrada se irá actualizando.
(opinión, contiene spoilers de los siguientes episodios)
  1. I/0
  2. FUD
  3. High Plains Hardware
  4. Close to the Metal
  5. Adventure
  6. Landfall
  7. Giant
  8. The 214s

27.7.14

Cinemania agosto 2014 Guardianes de la galaxia

En agosto llevamos en portada de Cinemanía Guardianes de la galaxia, ojalá triunfe Chris Pratt del que soy muy fan. Por lo que me toca, este mes hablo de los nuevos fichajes de Los mercenarios 3; del cine que viene con 6 héroes y los rodajes del mes; La ventana indiscreta se la dedicamos al cuerpo perfecto (podéis participar eligiendo el vuestro a través de #body10mania), operaciones horrorosas de celebrities, el especial desnudos de ESPN; mis críticas a Lucy (peliculón con Scarlett Johansson) y Locke (Tom Hardy al volante). Reportajes: 22 playas de cine para ligar, por el estreno de Infiltrados en la universidad, y Mujeres con pistolas, auténticas máquinas de matar, por el estreno de Lucy. En la Sección de Series: fotón para el estreno de Doctor Who; cinco pilotos basados en cómics (Gotham, Marvel: Agent Carter, Constantine y The Flash); visita al rodaje de Utopía; el libro de Aloña Fernandez Larrechi sobre Nueva York en las series; entrevista a Greg Garcia (Fox emite el último episodio de Raising Hope); columna sobre los Emmy 2014 ("de otro planeta"); doble página de parejas televisivas reales y de ficción (por Juanma Freire) y reportaje sobre Netflix con las opiniones de Cindy Holland (Netflix); Miguel Salvat (Canal+); Belén Frías (Fox); Victor Domingo (presidente de la Asociación de Internautas), Elena Neira (docente de nuevos medios de distribución) y Rubén Romero, terminando con entrevista a Joel Kinnaman, prota de The Killing, cuya cuarta temporada estrena Netflix el 1 de agosto (de Patricia Puentes).

Más series en mi blog de Cinemanía.


Julio 2014
Junio 2014
Mayo 2014
Abril 2014
Suplemento Oscar
Marzo 2014
Febrero 2014
Enero 2014
Portadas 2013

26.7.14

The Strain, de Guillermo del Toro, claves y curiosidades

El eclipse en el ojo.
Opinión sobre el piloto de The Strain. ¿Vampiros? Auch! ¿Guillermo del Toro? Produce Carlton Cuse (Perdidos) No sé.  Pues auténtica sorpresa con el piloto de The Strain (de FX, últimamente me gusta TODO de este canal), bastante intenso, de larga duración, con presentación de personajes y pistoletazo de salida para varias tramas. The Strain se basa en Nocturna (2009), la primera novela de La trilogía de la oscuridad escrita por Guillermo del Toro y Chuck Hogan, responsables del piloto (aquí tenéis una web oficial). Algunos personajes están estereotipados, pero me hacen gracia, me recuerdan a las historietas de En los límites de la realidad. El reparto está muy bien escogido. Lo mejor del piloto es el no saber qué pasará (al verlo no había leído nada al respecto). Después, no sé cómo continuará la serie, sin leer los libros, no sé si The Strain se tratará meramente de un grupo de humanos a la caza de vampiros. Si fuera así no me interesaría lo más mínimo. En las series de ciencia-ficción me suele enganchar el lado humano, menos la fantasía. Necesito que en los siguientes episodios me sigan analizando relaciones humanas. El episodio se pasa volando, en una esquina de la pantalla nos van avisando del tiempo que va pasando y aparecen carteles anunciando un eclipse (el que se ve en el ojo del póster, recordando Héroes). El eclipse ocurrirá el 12 de febrero; comienza la serie el día 8. Puntazo: han rescatado a Sean Astin (El señor de los anillos).

A partir de aquí con spoilers de los siguientes episodios de The Strain:
  1. Night Zero
  2. The Box
  3. Gone Smooth (27 julio)

Ray Donovan 2x2 Agent Provocateur, el Rolex Daytona y el cameo de Ann-Margret

Bunk y McNulty Donovan en otra hipotética versión de The Wire.
Ann-Margret.
En su segunda temporada Ray Donovan sigue manteniendo el nivel que a mí me gusta. Los traumas de Ray continúan, su mujer insiste en salvar su matrimonio (a pesar de la hipersexualidad de su marido), los hermanos poco a poco van recuperándose de sus propias miserias (el boxeador negro sale perdiendo en una pelea en México, Terry acosa a su ex, Bunchy vive solo) y Mickey, el padre, hace aún más estrella a Jon Voight (en el episodio 2x1 aplausos para su alucinación del delfín). Ray Donovan es una de las series más violentas de la televisión, aunque no siempre lo parezca. No sólo Ray (Uber Ray se llama el episodio 2x2) lo arregla todo con sexo duro y palizas a golpe de bate de beisbol, su hijo lo está mamando también, de ahí que se meta en problemas por su agresividad latente. Mickey le da los mejores consejos de abuelo: "Un Donovan nunca se disculpa". Eso sí, siempre que haga las cosas bien, y empujar a un compañero de instituto por una escalera es de cobardes. Situaciones mundanas que dan lecciones de vida. Como cuando Ray se lleva a su padre ante el FBI y Mickey le dice: "Para eso naciste Ray, para juzgarme, ése ha sido siempre tu trabajo". Genialidad. La trama de Ray Donovan se va complicando a medida que pasan los episodios. El asesinato de Sully en la primera temporada (James Woods) lleva al FBI (su jefe es Hank Azaria) a ponerse una medalla. A pesar de querer mal a su padre, Ray busca algún trapo sucio de este tipo del FBI, ya que el clan vuelve a estar en peligro. No hay nada, sólo un grupo de música en el que canta (que se llama Eddie and the Undercovers, me parto) y una mujer groupie (que parece "su madre", como dice Ray, tremendo cambio el de Sherilyn Fenn, Twin Peaks). El oficial de custodia que le endiñan a Mickey acaba siendo Wendell Pierce (The Wire), con el que Ray mantiene una conversación en la barra de un bar a base de whiskazos. También con otra copa (Lagavulin 25, el mismo whisky que se pimpla Ron Swanson en Parks and Recreation) vemos a Liev Schreiber con nada menos que Ann-Margret, que se conserva que no es normal (gracias a su toy boy seguramente). El que ella sepa lo que suele beber Ray y lo pida denota la complicidad entre ambos. El personaje interpretado por la veterana actriz debe dinero a Ezra y pretende pagarlo aunque sea una suma elevada. Cuando Ray ve su intención, declina el pago en el que hace de intermediario. Como en otras ocasiones, la respeta por su honradez.
En Deadwood no había Agent Provocateur.

Varios momentos de product placement salvaje en este episodio. Abby se compra un modelito de corsé y tanga en Agent Provocateur, varias veces vemos la caja rosa típica y a ella con el conjunto puesto. Paula Malcomson tiene unas cuantas escenas que me recuerdan a su puta de Deadwood, aunque con esta lencería fina la cosa cambia. Ella quiere enamorar a su marido, no simplemente dejarse hacer y acabar dolorida (sus sesiones de terapia con Brent Spiner no funcionan). En la secuencia de la barra de bar entre Ray y el oficial de custodia de Mickey, éste le pide su reloj llamándolo Yatchmaster y Submariner, aunque Ray le corrige afirmando que es un Daytona (un Rolex). Luego vemos la pedazo colección de pelucos que se gasta (más info de los relojes aquí).

+Paz de la Huerta para Agent Provocateur.

25.7.14

Semana #lookandfashion Cameron Diaz presenta Sex Tape (alerta: vestido repetido) y las piernas de Keri Russell (The Americans)

Esta semana en mi blog de Hola he escrito sobre los modelitos que ha lucido Cameron Diaz en la presentación de la película Sex Tape. Algo pasa en la nube, coincidiendo en uno de sus looks con Maggie Gyllenhaal (raro, raro). También de Keri Russell, con la que estuve en Madrid hablando de El amanecer del planeta de los simios y The Americans. Su fuerte: sus piernas.

Más artículos sobre moda en la ficción aquí.

Diane Kruger, Keira Knightley, George Cukor... más
Uma Thurman, Kerry Washington, Bajo la misma estrella... más
Ashley Benson, tiburones, Hannah Simone y las olas... más