7.10.07

Quinto dia en NY: Canal Street, el barrio judio y la pizza de Lombardi

Desayuno en Starbucks, con bagel (una rosca con sabor a canela muy yanki).



Nuestra idea de hoy es recorrer el barro judío (y Canal Street, claro). Pero primero volvemos a Urban Outffiters y me encuentro (no la había visto ayer) con la camiseta que llevaba Juanes en la sesión de fotos para la revista. Abajo la camiseta y aqui la que llevaba él. Igualitas. Juanes es molón.


Vamos en metro hasta Canal Street.


Mulberry (la zona que vimos anoche) a la luz del día. Esta es la única calle que los chinos han dejado a los italianos. Lo mismo les está pasando a los judíos. El Lower East Side es casi todo chino, pero algunas calles han abierto tiendas y cafeterías muy chulas para animar el barrio.


Los chinos se han montado su propia ciudad. Se nos acercan diciéndonos 'baghand'. Y es que hace años los bolsos falsificados estaban a plena luz del día. Ahora tienes que acompañar a la china de turno a que te los enseñe en plan estrangis. Pasamos de pillar bolsos.


Con pagodas.


En plan Dragon Fighters.



Un gran descubrmiento, la tienda de chuches Economy Candy (108 Rivington) en el Lower East Side, el paraiso de los dulcemaniacos. Me gasto casi 50$ en dulces de Harry Potter, chocolatinas, un Pez gigante de Homer que habla, y varias guarrerias más. Tirado de precio.





El dispensador Pez dedicado a Elvis Presley. Los caramelos son de Coca Cola. Un lujo.


Gertel aparecía como uno de los locales típicos del Lower East Side...


... pues estaba infectado de ratas. Tela.

Me bajé de internet un plano de la zona que está muy bien y marqué todo lo que se podía ver. Entre los cruces de Rivington y Orchard y Norfolk (en esta calle está la sinagoga más antigua de EEUU) tiendas pero que muy chulas que no pegan con el resto del barrio.


Desde el interior mira el rapero 2Pac, en esta tienda que se llama Pimp, chulo-putas.


Terrazas superchulas.



Hasta una vinoteca.


Nos vamos hacia el Bowery, el macarreo ya comienza: los Kiss nos saludan.


Foto en el Mercury Lounge, garito recomendado nada menos que por Corey Kennedy en su blog. Lo ví en su blog y lo busqué.


En East Hudson (205) Katz's, famoso porque aquí se rodó la popular escena del orgasmo simulado de Cuando Harry encontró a Sally.


El viejo de la foto está al lado del CBGB, ahora cerrado y convertido en lugar de peregrinaje.



Comemos en Lombardi (32 Spring). La anterior vez que estuve en NY también comí aquí y me encantó. Las pizzas cuestan unos 18$, le añades los ingredientes que quieras que se cobran aparte. La nuestra fue esta superpizza, de ocho porciones, con albóndigas y peperoni. Desapareció muy pronto...




Buscamos la tienda de Anthropologie (375 West Broadway), y casi nos perdemos. Me encanta porque tiene ropa y cosas de casa ideales. Tiene un montón de vestidos a buen precio (en comparación a Madrid, claro). Luego también me paso por la noche por la que tienen en Rockefeller Plaza que es gigante y encuentro muchas más cosas.

Volvemos a Times Square pero de día. Están las calles cortadas, han isntalado sillas y la gente puede ver por una pantalla un concierto de ópera. Compramos e FootLocker, que es una locura, con la música a tope, pero merece la pena porque es más barato que en España (las Converse cuestan 35$), y en Virgin (una esponja que es un micro para la ducha, unos cubitos de hielo que en realidad son guitarras..., mola).
Guitarras-hielitos de hielo compradas en Virgin. ¿A qué molan?


Vemos también la noria gigante de Toys r Us, algo típico. Y la tienda de la HBO, recetando sus propias pastillas de humor.


El restaurante Bubba Gump, inspirado por la peli Forrest Gump.


Y en la vitrina, el propio Forrest.



Vamos en metro hasta la zona de Madison Square, donde está el primer rascacielos que se construyó en NY. Allí hay un restaurante muy majo, donde se puede comer al aire libre. En el Shake Shack, perrito con queso chedar y cebolla, y Jose, hamburguesa. Todo: 12.75$.


Lo que mola es que lo pides y te sientas. Cuando está tu pedido te llaman haciendo vibrar un aparatejo que te han dado antes.