9.12.10

Mi viaje a Suiza (7): el hotel Rutli Sorell en Zurich

Tras pasar por Lucerna e Interlaken llegamos a Zurich. Lo mejor de este hotel (como todos los que reservamos) es que está a 10 minutos de la estación de tren andando. Pero como ocurre en Suiza, si no quieres andar, tienes muchas opciones de tranvías que te llevan casi a la puerta del mismo hotel (cerca hay una parada central). El hotel Rutli (web oficial) pertenece a la cadena de hoteles Sorell (web oficial) y como veis es muy moderno. Aún lo son más las 14 habitaciones que han sido pintadas por varios grafiteros y en cuya web CityRooms podeis ver. Como nos costaba lo mismo (197 euros con desayuno incluido) elegimos ésta que nos pareció más acogedora.
En la habitación no estaba George Clooney pero sí una Nespresso by the face.
La habitación tenía un sofá y dos butacas. Teníamos teclado para internet, pero lo cobraban. En la recepción contaban con un ordenador desde el que te podías conectar de forma gratuita. El par de veces que lo usé no tuve que esperar, no había nadie.
El baño con ducha y un lavabo enorme. Estaba separado de la habitación por una mampara traslúcida que lo encerraba como en un cuadrado, tipo loft. Hay una habitación, sólo una, que no era la nuestra, que tiene un enorme jacuzzi (la podeis ver aquí).

El desayuno buffet tenía de todo. Me llamó la atención estas porciones de queso empaquetadas de diferentes tipos. Las busqué pero no las encontré para comprarlas.

Aquí veis 'la calle de los hoteles'. En Zahringerstrasse estaban además del Rutli, el Basilea que también recomiendan (mirad en su web, los paisajes sobre las camas, son la leche). Aunque si no quereis gastaros mucho podeis reservar en el divertido hotel Leoneck cuya web merece ya de por sí una visita (cuidado que suenan los cencerros y la vaca muge).