20.4.16

Crazy ex-girlfriend, divertida defensa de la amistad femenina tras una pregunta: ¿qué te hace feliz?

(subida originalmente 26.12.15, entrada actualizada con el final de temporada)

Crazy Ex-Girlfriend es una comedia de The CW que habla sobre la amistad femenina y el amor siempre en tono de comedia, incluyendo números musicales. Su protagonista, Rachel Bloom, ha ganado el Globo de Oro por interpretar a Rebecca. Está confirmada la segunda temporada.

(a partir de aquí con spoilers de los episodios)

Episodio 1x18 (último). Último episodio de la primera temporada, con un final sorprendente, pero ideal para una segunda entrega. En la boda de la hermana de Josh, éste rompe con su novia. Josh siente celos cuando ve a Rebecca con Serrano y, además, le agobia la presión de su novia por casarse. Valencia da en la clave: no es que Josh quiera a Rebecca es que no la quiere a ella. Esto se demuestra al final del episodio, cuando Rebecca consigue por fin montárselo con Josh como ella había soñado desde pequeña: con un vestido de princesa y sonando su canción romántica favorita. En su felicidad, Rebecca confiesa a Josh que por fin le ha conseguido, que fue a Corvina por él y que serán muy felices. Rebecca no ve la cara de desaprobación de Josh. Es un final (NO) feliz. Pobre hombre, sale de una obsesionada con casarse para meterse en una obsesionada con conseguir prácticamente lo mismo. Rebecca, por mucho que vaya de liberal, es como Valencia: quiere a Josh. Valencia ha tenido paciencia y Rebecca, también. Era de libro que Serrano, que es un tipo inteligente, se apartase para dejar a Rebecca y a Josh en su última oportunidad. Rebecca estaba a punto de declarar su amor a Serrano, que yo creo que siente como verdadero, pero está enferma de Josh y esto la deja gilipollas. A pesar del cabreo, Rebecca consigue hacer las paces con su amiga, siempre lo primero, pase lo que pase. ¿Qué pasará en la segunda temporada? Serrano luchará por Rebecca y no lo tendrá que hacer tanto contra Josh como contra la idealización que tiene Rebecca del amor. Serrano perderá el miedo con tal de no perderla a ella, y Josh, que no creo que vuelva con Valencia, podría tragar al principio, pero dudo mucho que vuelva a pasar con Rebecca por lo mismo de nuevo. Rebecca podría volver a Nueva York, lo que abriría una nueva etapa interesante. Espero nuevos personajes. La amiga de Rebecca se dará cuenta de que Josh no le conviene y veremos cómo se pondrá del lado de Serrano. Espero con ganas nuevos números musicales, nuevas reflexiones sobre la feminidad y más conversaciones mujer-mujer que no necesariamente tengan que ver con hombres (aunque a mí estas historias romanticonas me pueden). ¿La moraleja de la serie? El único amor verdadero que veo aquí es el de estas dos amigas.

El guiño a Kylo Ren de Star Wars ha sido memorable, cuando la amiga de Rebecca dice: "Serrano es un poco como el malo de Star Wars, el nuevo, ése que tiene un pelazo: le da demasiado al alpiste, es un tío muy cerrado y amarado". JAJAJA. Me acuerdo de este post.


Episodio 1x17. Como Serrano me gusta mucho más que Josh me alegra ver cómo Rebecca pasa página por fin y se lo monta a lo bestia con él. Pero el amor da miedo, sí. Serrano teme volver a perder a Rebecca, así que se toma las cosas con calma, demasiada calma. Exteriormente muestra su felicidad, por ejemplo, preparando un cóctel en el Home Base, pero poco le dura. No hay nada peor que uno de esos amigos, machotes, que alertan sobre la fragilidad de la masculinidad. Serrano se muestra pasota porque teme que Rebecca siga enamorada de Josh. Es divertido oirle cantar sobre el escozor vaginal. Esto es lo que me asombra de esta serie, que habla de temas femeninos que son tabúes con absoluta normalidad (y originalidad). Pero lo más importante aquí sigue siendo la amistad entre Rebecca y su colega, porque Rebecca miente sobre Serrano.

Episodio 1x16. Serrano se ha rendido y sólo le hace falta ayudar a un dependiente en su misma situación para darse cuenta de que ya no lo tiene que intentar con Rebecca. Cuando Rebecca echa a Josh de su casa, se da cuenta de lo que siente Serrano. Y se enrollan. La boda de la hermana de Josh une a Valencia con Rebecca, pero la cosa no sale bien por culpa de Paula que se entromete. La figura de Rebecca provoca la reflexión: las damas de honor delgadas lo tienen más fácil, mejor coincidir sólo en el color, no en el diseño, porque Rebecca tiene que cargar con sus grandes tetas, a las que llama "bolsas de grasa amarillas". De hecho, hasta les dedica un número musical (Heavy Boobs), que me recuerda al I Like Big Butts de Sir Mixalot. Sólo quedan dos episodios para que acabe la temporada.

El guiño Cócteles fuera de serie ha sido para el gin tonic. Rebecca va al bar de Serrano, Home Base, y le pide un licor de melocotón. Serrano se ríe y le prepara un gin tonic. Ella pregunta qué es y en su habitual pique Serrano le dice que lo tiene que patentar.

Episodio 1x15. Quedan tres episodios para que acabe la temporada y todo parece indicar que Josh es tonto porque aún se pregunta si Rebecca está enamorada de él y Serrano es realmente el tío que le interesa aunque ella aún no lo sepa. Rebecca vuela a Nueva York con la intención de retomar su antigua vida, pero en el vuelo tiene un sueño dickensiano a lo cuento de Navidad en el que descubre cómo los hombres han condicionado su vida, anteponiéndolos como prioridad. El "fantasma" con el que viaja es su terapeuta (Michael Hyatt, a la que veremos en Ray Donovan), que llega a cantar junto a otras dos pasajeras que son nada más y nada menos que Amber Riley de Glee y Ricki Lake, conocida por Hairspray. Hablan tanto de tíos que el fantasma llega a decir: "¿Sabes lo difícil que es pasar el test de Bechdel en un sueño?". Del test ya hablé cuando comenté el episodio 2x3 de Younger, donde también se critica. Se hace mención a la diferencia salarial cuando se menciona que todas son mujeres las que cantan "porque cobran menos". La terapeuta está viendo en la tele del avión Broad City (más mujeres): "Es muy divertida, estás tías pasan de todo". Rebecca dice que si pudiera ver algo, entre otras cosas, sería a Oprah dentro de la bañera.

Episodio 1x14. Siempre pienso que cuando Rebecca consiga a Josh o se acabará la serie o se dará cuenta de que no estaba enamorada de él si no que era una obsesión. Tras el sorpresivo beso, Josh se arrepiente. Como en toda rom-com que se precie pensábamos que al confesárselo a Valencia ésta le dejaría, pero ella le perdona, lo que hace que Josh la quiera más y Rebecca se hunda (además, está en bancarrota a pesar de que le dan la llave de la ciudad por el caso del agua contaminada de la ciudad). Sin embargo, Josh pone cara de agobio cuando ve lo que no le gusta de Valencia: con ella él no puede ser él mismo. El beso, según Rebecca, le transportó a donde ruedan las escenas alegres de Juego de tronos. JEJE. Me sorprende en Thw CW ver a un cura colocado aunque sea porque le duele la espalda y es medicinal. Rebecca y su amiga brindan con sidra caducada: "Mejor, ahora es alcohol". El jefe anuncia en la oficina que es bisexual cantando: "Ser bi no significa ser una puta. No es una fase ni estoy confuso". El niño del bar de Serrano es como el hijo de Sofia Vergara en Modern Family, un sabiondo que da grima. Mola cuando Rebecca se transforma en bruja y se da cuenta de que no es la princesa si no la bruja del cuento: "No soy Jasmine, soy Jafar". Guiño a Aladdin (1992). Por cierto, el pijama de sushi que lleva Rebecca es de P. J. Salvage. Si os suena es porque en Suburgatory, la prota llevaba uno parecido pero con huevos y bacon de la misma marca.

Episodio 1x13. ¿Número de la mala suerte? ¡Para nada! Rebecca consigue el beso de Josh. ¡Por fin! Este episodio cuenta además con un juicio en el que, aunque pierda el caso, gana a su Josh. La novia de Serrano le deja porque se da cuenta de que él siente algo por Rebecca. Él, también, pero llega tarde. Me chifla el jefe de Rebecca saliendo del armario gritando en la calle que es bisexual. Los números musicales han sido excesivamente largos, pero lo ha compensado que en uno de ellos aparece BJ Novak de The Office imitando a ¿Heisenberg? Vaya guiño a Breaking Bad. Rebecca alucina cuando sus compañeros no han visto Chinatown.

Episodio 1x12. Rebecca intenta atraer a Josh invitándole en un mexicano (Jalapeño Jack's) en el que toman Margaritas gigantes, nachos, etc. La canción habla de los estereotipos que tienen los yanquies de los mexicanos, mezclando cosas italianas (pizza, Sicilia) y Rebecca se pregunta cómo los descendientes de hispanos del restaurante no se sienten ofendidos. En otro Guiño a Cócteles fuera de serie, los limpiadores de ventanas terminan el episodio brindando con Cosmopolitans, a lo Sexo en Nueva York, cotilleando sobre lo que ven a través de las ventanas. Por cierto, genial cuando el jefe de Rebecca se da cuenta que es bisexual y se lo dice en voz alta: "Soy..." y se escucha a los de su clase en el gimnasio despedirse: "Bye, bye". En inglés, es cojonudo.

Episodio 1x11. El hachazo esta vez va para Steve Jobs, que aparece de forma fantasmal. Rebecca se equivoca y le envía el WhatsApp equivocado a Josh. Lo llaman Whatstástrofe. Dice Steve Jobs: "Lo importante es que controlo vuestras vidas desde la tumba. La tecnología está alienando lentamente a todo el mundo de sus seres queridos. Whatsapocalipsis".

Episodio 1x10. La novia de Serrano confiesa que ve Empire, pero ya no ve la serie de forma "irónica" porque "Taraji es mi todo", refiriéndose a Cookie. Serrano se siente agobiado por el compromiso y la define con una frase: "Le gusta Chuck Palahniuk y creo que es bastante evidente que tras El club de la lucha sólo sabe hacer una cosa". A mí me parece injusto el comentario, que soy muy fan del escritor. Rebecca vuelve a un campamento para intentar camelarse a Josh. Sabemos entonces que llama a sus tetas "Bonnie and Clyde", como la famosa pareja y a sus ovarios "Hustle and Flow", como la película con Terrence Howard, que también sale en Empire. Son fans. Divertida la secuencia dance music del jefe de Rebecca cuando prepara quesos y crudité para su fiesta. Los mosquitos provocan una reacción alérgica en Rebecca que al despertar del shock cree estar en Matrix. La moraleja del episodio la traen chavalas adolescentes con mensaje feminista: "Un hombre nunca es lo primero". Otra de esas chicas resume una de las situaciones más indignantes para la mujer hoy día: "La disparidad salarial de las mujeres se tiene que rectificar mediante acciones parlamentarias". Por cierto, bravo por mostrar a un émulo del fotógrafo Terry Richardson con una camiseta en la que se lee Male Gaze, mirada masculina. Richardson vive en continúa polémica, suele hacerse fotos con modelos en pelotas, algunas dicen que han sufrido abusos sexuales, ahora se le conoce más por sus fotos guarrindongas con celebs.

Episodio 1x9. Serrano me sigue pareciendo el personaje más atractivo de la serie. Sus colegas, más infantiles, insisten en ir a la playa. Él prefiere otro plan. Le animan porque sin él echarán de menos su "monólogo sobre la arena", lo que da pie a Serrano para compararse con Jerry Seinfeld: "Soy como el Seinfeld de la playa". Increíble el baile que se monta la prota en la barra instalada en el bus que los lleva a la playa.
Terry Richardson y su mirada masculina por no decir GUARRA.
Episodio 1x7. Rebecca va a una psicóloga porque quiere básicamente que le recete pastillas. Como ella se niega, va al baño, donde encuentra una pastilla en el suelo. El papel de las paredes con conejos nos remite a Alicia en el País de las Maravillas, ya que Rebecca duda si tomársela o no.


http://yonomeaburro.blogspot.com.es/search?q=tovah+feldshuh
Tras The Walking Dead y Flesh and Bone volvemos a ver a Tova Feldshuh como implacable madre de Rebecca.


Guiño a Crepúsculo. Pase el tiempo que pase sigue dando mucho juego el triángulo amoroso entre Bella, Edward y Jacob. Su colega los compara con Rebecca, Josh y Serrano: "Es la mejor historia de amor desde Shakespeare… in love". Y añade (¿guiño a Tova Feldshuh?): "Mi matrimonio es como The Walking Dead, sólo podemos intentar salir con vida".

Episodio 1x3. El jefe de Rebecca se inventa el "martes dominguero", que es poder beber en el curro, así que vemos cómo no trabajan y se dedican a beber Margaritas y Bloody Marys. @coctelesdeserie

Opinión de los dos primeros episodios de Crazy Ex-Girlfriend.
Otra de esas series juveniles de The CW que no lo son tanto y que me enganchan rápidamente ha sido Crazy ex-girlfriend (el piloto lo produjo en realidad Showtime, pero al final la cadena no siguió adelante con la serie). 18 episodios que cuentan cómo Rebecca no ha olvidado a aquel novio que la dejó tras el campamento de verano. Una década después, reaparece en su vida y ella no desiste en su empeño por recuperarlo. Esto que parece un culebrón dirigido más a una audiencia adolescente es en realidad una defensa alucinante sobre lo que es ser mujer hoy en día y lo que debería ser.


Crazy ex-girlfriend habla de la amistad entre mujeres, aquélla que no debería estar viciada por los tópicos machistas con los que nos han "educado" (las tías, todas, se odian entre sí, cosa que no les pasa a los tíos). La serie habla de lo que una mujer desea en la vida, qué es lo que le hace feliz. En el caso de Rebecca, su madre le inculcó a ganarse la vida por sí misma, como si lo más importante del mundo fuera encontrar un buen trabajo, ascender en la escala social, tener poder, pero olvidando que, aunque no creamos en príncipes y princesas, es imposible darle la espalda al amor. Rebecca idealizó a aquel novio porque no volvió a tener nada como aquello, logró el objetivo de su madre, pero no el suyo, o el que ella cree tener, que sería recuperar el amor verdadero, el del chaval llamado Josh que la dejó plantada a los 16 años. De ahí que todos los episodios contengan la palabra "Josh" (otras series siguen también un patrón). Ojo con los amigos, entran en el ránking de comedores de regaliz rojo, un síntoma "juvenil".

¿Cuándo fue la última vez que fuiste realmente feliz?
Crazy ex-girlfriend, siempre en tono de comedia, presenta escenas que hemos visto muchas veces en el cine, pero las lleva a un terreno desconocido. Su protagonista, la actriz Rachel Bloom (ganadora del Globo de Oro) es como Amy Schumer, igual de perspicaz y directa, pero sin olvidar los buenos modales. Al fin y al cabo, Rebecca es una inteligentísima y discreta abogada, capaz de desmadrarse como el que más si pisa una discoteca. Pocas veces había visto en un piloto hablar del aborto o de la religión ("no te rezo porque creo en la ciencia"). La loca ex novia que parece una acosadora es el macguffin para hablar de mucho más.

En California se habla español.
Junto a ella, su colega de curro, una tía simpática, que lleva mejor su exceso de peso que la crianza de sus hijos, a los que evita. No tiene vida social y eso la convierte en la mejor amiga posible. O esa "directora de comunicaciones" que no habla. Para mí lo más atractivo de la serie, sin embargo, es la relación atípica que mantiene Rebecca con Serrano (Santino Fontana), un amigo de su ex, enamorado de ella en plan flechazo y del que intuimos será su media naranja (Rebecca persigue a Josh, pero en realidad Serrano es MEJOR). Fontana tiene una vis cómica alucinante y cuando se une con la actriz ambos logran una complicidad muy divertida. Al conocerla, se dice en voz alta: "Eres guapa, inteligente y me ignoras así que está claro que eres mi tipo".

Obsesión por su ex, Josh.
Cada episodio contiene guiños escondidos en las imágenes, con el nombre de Josh, por ejemplo, detalles subliminales que aportan originalidad. Como transcurre en California hay varios guiños al idioma español. A esto hay que añadir unos cuantos números musicales en los que Rebecca y otros personajes cantas y se conviertes en protagonistas de sus propios videoclips, un poco en la línea vacilona de Flight of the Conchords.