14.1.16

The Magicians (Syfy), Harry Potter ha crecido y nos muestra el lado oscuro de los magos

La británica Jonathan Strange & Mr. Norrell, sobre la rivalidad entre dos magos en el siglo XIX, se convirtió en una de mis series favoritas de 2015. Cuando se anunció el estreno de The Magicians en Syfy mi primer temor fue que se tratara de una serie muy juvenil dirigida para aquellos adolescentes que crecieron con Harry Potter. Tal vez, puede que sea así, visto el piloto (aunque los personajes son más mayores que los de los libros), pero tiene también todos los elementos para enganchar a alguien que, como yo, espera algo más.


The Magicians es la adaptación de Los Magos, la trilogía de libros de Lev Grossman, cuyos protagonistas son jóvenes que estudian en una facultad secreta de magia en Nueva York. El protagonista, Quentin Coldwater (Jason Ralph, visto en Aquarius), parece estar obsesionado con el tema, nos lo pintan como un loser, introvertido y al que internan por su desbordante imaginación. Sin embargo, Quentin lleva razón, ya que descubrirá que el libro de magia que leía de pequeño (Fillory and Further) existe en un mundo alternativo (algo parecido a Las crónicas de Narnia).

Quentin y su mundo mágico de Fillory.

Con claras referencias en el piloto a El mago de Oz (esas baldosas) y a Alicia en el País de las Maravillas (cómo Quentin encuentra la universidad de Brakebills), en ocasiones, The Magicians recuerda también a películas de Guillermo del Toro como El laberinto del fauno. Porque, y aquí llega lo interesante de esta serie, no sólo me engancha la trama típica Harry Potter de aprendizaje de los magos (y ver todos sus trucos), también me alegra adentrarme en ese lado oscuro de la historia, en el que hay violentas muertes, un aterrador villano (muy a lo Milla verde con esas polillas gigantes) y lo que parece ser otra escuela alternativa donde van los magos rechazados. Porque, claro está, la misión de Quentin y el resto de magos va más allá de hacer trucos de cerca: la magia, mal utilizada, podría acabar con la Humanidad. Habrá que seguirle la pista a La Bestia (Charles Mesure).

La magia puede ser sexy y peligrosa.
La serie está producida por John McNamara (Aquarius, Trumbo) y Sera Gamble (Sobrenatural). Gamble comenta en Empire que lo que le llamó la atención del protagonista es que sea un geek y "te lo puedas imaginar disfrazado en la Comic-Con". Es decir, que Quentin es una persona normal al que le suceden cosas extraordinarias. “Está escrito por alguien que es fan del género”, un trabajo “inteligente y sorprendente”, recalca. Decidieron que los personajes tuvieran poco menos de 20 años, y que fueran más mayores que en los libros, porque “será un largo viaje de más de una década”. Eso les da la oportunidad, además, de contar historias más adultas y oscuras. En el piloto vemos un polvo entre dos personajes la mar de mágico (impensable en Harry Potter). La primera temporada se ajusta al primer libro de la trilogía, aunque presentará a estudiantes de Brakebills College como la raruna Julia (Stella Maeve, Chicago PD) y El Rey Mago (nombre del segundo libro, The Magician King). “Veremos la historia de Julia y Quentin de forma simultánea”.
Echando un polvo mágico.
Aunque el libro está muy enfocado en Quentin, la historia tratará otros personajes más profundamente. Encontramos de todo: la maga guapa vergonzosa (Olivia Taylor Dudley), el mago gracioso estilo El Sombrerero Loco (Hale Appleman) y la pareja de magos macarras (Arjun Gupta y Summer Bishil). En cuanto al elemento fantástico, Gamble apuesta por “la pura fantasía”, algo que será muy divertido de ver en la serie. El piloto está dirigido por Mike Cahill (Otra Tierra, Orígenes). The Magicians, con 12 episodios, se estrena en Syfy el 3 de febrero (el piloto lo puedes ver en VOD desde el 19 de enero). Más info

El piloto subido por Syfy USA en YouTube


(con spoilers)
Curiosidades del piloto
La introducción del villano es acojonante. Me encanta el toque siniestro a lo Watchmen con ese Smiley hecho con los ojos del director. GUAU.

¿Y las Oreo, como instrumento para suicidarte sin querer? Grande. El tipo de la foto, Bob, al que Quentin encuentra así, muere tras comerse una caja de Oreos. Quentin le pregunta ingenuo al director de Brakebills si los magos no pueden comer Oreo. "Sólo si son diabéticos". Especial galletas Oreo.