4.2.16

Making a Murderer y The People v OJ Simpson: documentales con falsos culpables

http://elpais.com/elpais/2016/02/03/tentaciones/1454511854_612414.html

Making a Murderer, de Netflix, ha puesto en vilo a medio planeta con sus 10 episodios dedicados al caso de Steven Avery, uno de esos falsos culpables que lleva encerrado en la cárcel prácticamente toda su vida. El martes se estrenó en EE UU la nueva miniserie de Ryan Murphy dedicada al caso O. J. Simpson (al revés que Avery, no fue encarcelado pero siempre se le señaló como culpable, al estilo de The Jinx pero sin ese final, aunque OJ Simpson está en la cárcel por otro delito). Esto es un no parar. 

Si te gusta este tipo de reportajes te recomiendo los siguientes documentales (más información de cada uno de ellos, aquí).

Mi valoración de lo mejor y lo peor.  
  • The Staircase: el caso de la escalera (2004). Apasionante de principio a fin. Ver cómo el abogado monta la defensa del sospechoso y asistir al posterior juicio es adictivo. Imagínate que tu pareja se cae por una escalera y muere. No hay más testigos, sólo tú. Y te culpan de su muerte. Tiene ocho episodios y lo vi en un día del tirón en YouTube.
  • Capturing the Friedmans (2003). Hay veces en este documental en el que te ríes por no llorar. Esta familia se grababa continuamente, así que hay numerosas escenas que muestran una intimidad, en ocasiones, atípica. Pero de ahí a culpar al padre y al hijo pequeño de pederastas… Lo que más choca es la relación de los hijos con la madre. El director rodó posteriormente The Jinx, con una historia contada al revés: un tipo que se libra de la cárcel pero que, en realidad, es un asesino en serie.
  • Paradise Lost (1996). Fue la primera que vi de todas y es un precedente de Making a Murderer, ya que, en realidad, es la primera de cuatro películas que cuentan todo el proceso (con final feliz). Imagínate que vives en un pueblo, escuchas heavy, matan a tres niños y te acusan de que has realizado un rito satánico con ellos. Si no tienes tiempo te recomiendo la cuarta película, la que rodó Peter Jackson que acusa directamente al padrastro de uno de los niños.
  • Making a Murderer (2016). Ha demostrado que nos fascina el crimen. Diez episodios que sus directoras rodaron a lo largo de 10 años y que ha revolucionado las redes sociales. Me vi los dos primeros episodios en los que te cuenta básicamente lo importante, y salté hasta el décimo, con el desenlace. Si The Staircase es puro thriller, te mantiene en tensión porque no sabes qué pasó, Making a Murderer tiene igual planteamiento, pero te adelanta tanto los acontecimientos al inicio, que te desvela demasiado y pierde parte del suspense.
  • The Central Park Avenue (2012). Cinco pandilleros negros y un latino que suelen hacer de las suyas en Central Park son acusados de una violación brutal. Desde el principio sabes que no son ellos y, aunque el documental es bastante sencillo en su desarrollo, lo más interesante es escuchar las entrevistas coaccionadas de la policía a los chavales y, sobre todo, el ambiente que se respiraba a finales de los 80 en Nueva York, una ciudad podrida.
  • The Thin Blue Line (1988). Se nota el paso de los años por este documental. Entrevistas con los protagonistas y una recreación del crimen de la que se abusa. Tal vez, sea el peor de todos, pero es el único en el que la víctima es un policía y hay que ver cómo se las gasta la policía en los años 70 cuando han matado a uno de los suyos.
  • The People v OJ Simpson (2016). Lo veo y os cuento.