3.10.16

Crítica. La fiesta de las salchichas: supersalidos y superfumados dando sentido a la vida

Si algo destaco de La fiesta de las salchichas (Sausage Party) es que está hecha para crear la polémica, para que más de uno se remueva en la butaca y se ofenda, para confundir al personal, en una palabra. Viendo el filme en un pase en el que éramos dos periodistas y dos personas de márketing, he de decir que el silencio cortaba el ambiente (cuando no, las sonrisas nerviosas). Ese silencio que explica el momento en el que, por un lado, intentas disfrutar y reírte y pasarlo bien como espectador, y, por el otro, analizas cómo caerá esta película de animación entre el público español al que poco le puede llegar a sorprender. Conrad Vernon y Greg Tiernan dirigen esta historia escrita entre Seth Rogen y Evan Goldberg. Hay lo de siempre: sexo reprimido, sexo orgiástico, tacos a punta pala, drogas sintéticas, hay supersalidos y superfumados, sí… y alusiones a la religión… pero es aquí donde La fiesta de las salchichas, además de jugar con la comida, se convierte en otra cosa: en una reflexión filosófica sobre el sentido de la vida y sobre los horrores del fanatismo. Y no, no choca para nada que alimentos de supermercado hablen de religión. El último invento de Rogen & Goldberg había sido la serie Preacher, adaptación de la obscena y divertida novela gráfica dibujada por Steve Dillon (que ha muerto), en la que un predicador poseído se empeña en encontrar a Dios. En La fiesta de las salchichas, el protagonista, una salchicha llamada Frank, se preguntará qué hay más allá del supermercado. Que una salchicha se quiera meter en un pan de perrito tiene su morbo, pero creo que lo más alucinante de este filme para adultos es que cada secuencia dramática es una joyita, pues aúna un intento por ofrecer algo más que el chascarrillo de turno uniéndolo a un diseño visual bastante potente. Los cinéfilos gozarán además con multitud de referencias pop, al cine de Pixar, las canciones Disney y títulos de clásicos que se retoman como parte del juego. Que no es perfecta, no lo es, es como una anti Toy Story para adultos, pero con comida en vez de juguetes, con altibajos en algunas de sus secuencias, para sonreír con sorna antes que echar la risotada, pero en conjunto (mejor en VO, Salma Hayek es un taco mexicano) contiene algunas de las mejores escenas de dibus que he visto (la de la guerra, por ejemplo, la del "colocao") y, sobre todo, da qué pensar un poquito, aunque hable de una sociedad muy como la yanquie (todo transcurre en vísperas del 4 de julio). Desde la peli de South Park no recordaba nada igual.

La fiesta de las salchichas se estrena en España el 7 de octubre.

Por cierto, entrevisté a Seth Rogen, aquí os dejo parte del texto que se quedó fuera al meterle tijera en la revista Tentaciones.

PARODIAR A DISNEY
"Cuando se le pregunta a Rogen si estamos ante una anti-Toy Story, ante el lado oscuro de Fantasía o Peter Pan, se pone en guardia. “No hemos querido parodiar esas películas si no disfrutar de este género. Los personajes no usan guantes [como Mickey Mouse] para burlarse si no porque crecimos admirando y aprendiendo de ese tipo de animación”, comenta, dando finalmente la razón a la periodista: “En cualquier caso, dicen que la imitación es la forma más grande de adulación, así que, sí, queríamos imitar esas películas, sólo que de una manera original y fiel a nosotros mismos”.

LOS SIMPSON/SOUTH PARK
"Su único acercamiento al género había sido Homer the Whopper (El super Homer), episodio de Los Simpson emitido en 2009. Una experiencia que Rogen destaca especialmente. “Es nuestra serie favorita, una clara influencia en nuestro sentido del humor. Poder escribir un episodio de Los Simpson ha sido uno de los momentos más importantes de nuestras carreras”. La película de la también longeva South Park sale inevitablemente a colación. Parecen ser casos excepcionales en un país como EE UU que da la espalda a este “polémico” género. “Las pocas películas que se han rodado no han tenido éxito y son los mismos estudios los que temen hacerlas”, recalca Rogen. “Con South Park lo hicieron bien, pero se basaba en una serie muy popular y de largo recorrido. En nuestro caso, sabíamos lo que nos íbamos a encontrar frente a esos estudios que no tenían seguridad de que fuera a salir bien. Fue muy duro poner el proyecto en marcha”.

LA MÚSICA: ALAN MENKEN
Exquisito resulta el número musical al estilo de La Bella y la Bestia firmado por el oscarizado compositor Alan Menken. “Fue hilarante. Tiene un entusiasmo increíble. Cuando lanza las ideas, las canta. Es el mejor”.

¿HABRÁ SECUELA?
La primera comedia de animación de Seth Rogen es una genialidad en muchos aspectos. No extrañaría nada el anuncio de una secuela. Rogen, ante el gran reto y entre risas, tiene claro que le gustaría ver en ella: “A los espectadores en los cines”.

Si queréis leer el resto de entrevista aquí.