25.10.16

Entrevista Wagner Moura (Narcos): Pablo Escobar me ha cambiado la vida

Wagner Moura ha interpretado a Pablo Escobar en la serie de Netflix Narcos. Él mismo me contó algunas curiosidades.


Claves de la segunda temporada.
Narcos, primera temporada: el avión de Avianca.
Opinión del piloto de Narcos.

  • Narcos me ha cambiado la vida. He estado viviendo dos años en Bogotá. Allí me mudé con mi familia, metí a mis hijos en colegios, aprendí español…
  • He sufrido un cambio físico brutal. Engordé 20 kilos, comiendo cosas deliciosas: pizza, helados, hamburguesas… todo lo que una persona de 40 años no debe comer. Con ejercicio y dieta llevo perdidos ocho kilos.
  • Echaré de menos… todo. Tuve una conexión muy grande con la historia. Como latino en Brasil, un país aislado por el idioma, en Colombia trabajé con actores hispanos, hablando sobre el narcotráfico, algo importante en Brasil. Aprendí mucho. Pero, sí, es un alivio a la vez poder seguir adelante.
  • No hubiese tenido valor de hablar con Escobar. ¿Qué le hubiera preguntado?  “¿Cómo te recortas el bigote?”. [risas] El día anterior a los Globos de Oro [donde Moura estaba nominado] capturaron al Chapo Guzmán. Me preguntaron si me hubiera reunido con él como hizo Sean Penn: yo no lo hubiera hecho.
  • No he conocido a ninguno de los involucrados. Soy miedoso. No quiero que sepan dónde vivo, que pueda poner en peligro a mi familia.
  • No sabía nada de Escobar. De joven vi por televisión las imágenes de su muerte, recuerdo que estaba muy gordo. Lo hemos recreado igual.
  • Su mayor locura fue llevar hipopótamos a Colombia. Los mandó desde África. Esos animales que no existen en la fauna latinoamericana se han vuelto un problema ecológico.
  • Lo más raro que he leído sobre mí ha sido a Roberto Escobar. El hermano mayor de Pablo, que pide mil millones de dólares a Netflix, decía el otro día en Newsweek: “Ese actor seguro que no ha traficado con droga en su vida, que no ha lavado plata” [risas]
  • La segunda temporada es más dramática. Si la primera fue épica, con esa narración en off, una historia que cubre 15 años, ahora cubre menos de un año, desde que Escobar se escapa hasta su muerte. Veremos cómo sufrió cada personaje, especialmente, su familia.
  • Lo comprendo, pero no le exculpo. Fue uno de los criminales más terribles del siglo XX. Pero me tocó, como actor, interpretarlo sin juzgarlo.
  • Su mayor error fue querer ser amado. Se equivocó porque quería más. El séptimo hombre más rico del mundo quería pertenecer a la élite, ser presidente. No era un capo a la sombra, le gustaban los focos. Y eso es lo que hace que nos acordemos de él y no de otros traficantes
  • Comprendo a los colombianos que lo idolatran. Aunque no son muchos. Saben quién fue, el mal que hizo en su país. En Medellín construyó un barrio entero, es normal que los más pobres sigan pensando que era una buena persona. Que la intención fuera populista no importa, lo que vale es que ayudó a mucha gente.
  • Dirigiré una película en Brasil. Sobre un guerrillero brasileño, Carlos Marighella, líder contra la dictadura militar en los 70. No lo haré yo: no puedo actuar, todavía estoy lleno de Pablo Escobar.
  • Tengo un grupo musical desde hace 25 años. Nos solemos juntar en Salvador de Bahía, donde nací. A ver si grabamos algo.
  • No veo Juego de tronos. Pero sé cómo murió Oberyn [Pedro Pascal interpreta a un policía que persigue a Escobar]: es la muerte más impresionante de la historia de la televisión.
[Mi entrevista a Wagner Moura, realizada en Madrid, fue publicada en Cinemanía septiembre 2016]