1.11.16

Jane the Virgin 3x3 cambia su nombre porque…

Atención, esta entrada puede contener spoilers de Jane the Virgin, ya que los creadores han insinuado que, a partir del episodio 3x3, el emitido esta semana en EE UU, la serie podría cambiar de nombre. En el episodio 47 de la serie aparecen Gloria Estefan y su marido, Emilio Estefan, uniéndose a los cameos de Britney Spears, David Bisbal y Paulina Rubio. Además, hay menciones a Amazon Prime hasta en un par de ocasiones y a la propia cadena The CW cuando Rogelio pretende vender su serie y Jane pregunta que si The CW es un canal en estraming. Este episodio ha sido dirigido por Eva Longoria (Mujeres desesperadas).


(a partir de aquí spoilers del episodio 3x3 de Jane the Virgin)

Dejé de ver Jane the Virgin en los primeros episodios de la segunda temporada, a pesar de engancharme en la primera, comentando algunas de sus curiosidades. La historia de Jane la virgen me parecía una telenovela redundante, siempre con el culebrón loco, pero ya cansino, a pesar del divertimento que me suponía escuchar a la abuela hablar español o ese Rogelio, uno de los grandes secundarios de la parrilla.

Veo el episodio 3x3 porque, por fin, Jane deja de ser virgen. Como hacen resúmenes kilométricos me entero que Jane se ha casado con Michael y llega virgen al matrimonio por prescripción médica. En el episodio 47 de la serie, Jane ya puede acostarse con su marido, así que, a pesar de que la familia se lo pone un poco difícil porque están por medio, se lo montan. Me pregunto cómo nos lo van a mostrar, porque The CW no deja de ser una cadena juvenil y, efectivamente, resurren a los dibujos animados, muy naif. Al mismo tiempo, para darle un poco de picante al asunto, sin querer, Jane ha activado la webcámara del portátil con lo que se graban haciéndolo. Esta sex tape, por supuesto, es enviada por error en un email a una señora que está leyendo un borrador del libro de Jane, que está escribiendo las memorias de su abuela.


Jane ha conseguido casarse con el hombre al que ama, tiene un hijo y es una incipiente escritora, ¿qué puede salir mal? En efecto, la voz en off nos cuenta cómo, ¡ay!, Jane no ha llegado al orgasmo en su primer asalto. Qué putada, señores. Esa flor que guardaba intacta enmarcada se ha evaporado y, ¿para qué? Para que ella no lo haya gozado. Me da un poco de lástima esta historia y más cuando el marido, tan lánguido él, intenta satisfacer a su mujer con un cunnilingulus ¡que dura 18 minutos! Sin resultado, claro. Luego, Jane se compra un gel que acaba por quemarla el chichi.

Un punto para la actuación de Gina Rodriguez que interpreta, además, a Cecilia, la hermana casquivana de su abuela, una tía que se come un plátano mientras habla de sexo o chupa un chupachús con picardía. Este contraste entre el coito fallido y el despendole sirve para que nos cuenten cómo fue Cecilia la que aireó que la abuela de Jane no era virgen cuando se casó. El lío padre. Todas estas señoras traumatizadas con la virginidad, ¿para qué? Para nada.

En fin, que al final Jane habla de "pérdida de identidad", aunque la madre de Jane, más normal, le dice que no pierde nada si no que lo que hace es ganar. De hecho, Jane acaba echando el polvo de su vida con Michael como no podía ser menos.

A los guionistas también les sirve para hablarnos de la identidad del personaje que, hasta ahora, técnicamente, era virgen, pero ya no. Por eso, la showrunner ha confirmado que a partir del próximo episodio veremos el titular de Jane the Virgen, al que añadirán alguna frase. Ya en este episodio, le añaden una exclamación en dibujos animados, y luego una interrogación, para hacerlo desaparecer hasta que sólo queda el nombre de Jane. Este caso me recuerda al de Cougar Town, cuando Courteney Cox se enrolló con su vecino a la primera de cambio, un tipo de su edad, y dejó de ser cougar. Amenazaron con el cambio, pero nunca se llevó a cabo.

La showrunner ha comentado que, desde el principio, tenían pensado que Jane perdiera la virginidad con Michael, una vez que se casaban. Se supone que, a partir de ahora, van a ser muy felices. La virginidad venía a ser un macguffin y veremos ahora el desarrollo de Jane y de su nuevo trabajo. El uso de los dibujos, dice, se elegió para darle un toque de realismo mágico a la escena. "No queríamos competir con HBO o Netflix en cuanto a escenas de sexo. Queríamos darle un momento de privacidad a Janes para que explorase sus sentimientos, cuáles eran sus expectativas".