18.8.11

Especial posters: ránking de superhéroes de pacotilla

Inseparable. Comedia negra china, de Dayyan Eng, en la que un joven se hace amigo de un enigmático expatriado americano, que no es otro que Kevin Spacey (en el póster el de la izquierda). Fotos.

 
La serie de HBO Superheroes

Mientras se produzcan los Superman, Spider-Man, Batman y demás sagas, el cine seguirá exprimiendo el lado más cómico y surrealista de estos salvaHumanidades. HBO emite Superheroes, una especie de reality documental que sigue los pasos de gente real que patrulla las calles disfrazados de sus álter egos. Vía. Pero hay muchas más pelis, cuyos pósters molan además mucho.

Chronicle. Más aquí. Mi crítica aquí.


En Griff the Invisible, Ryan Kwanten (True Blood), de 2010, es un oficinista torpe, a lo Clark Kent, que por la noche se transforma y lucha contra el crimen en su barrio. En el póster le vemos con un traje a lo Batman. Se estrena mañana 19 de agosto en EE UU.

Debajo, otros dos carteles con héroes rarunos. En la danesa SuperBrother (Superbror), de 2009, los protas son dos hermanos, uno de ellos autista, que un día recibe poderes que le convierten en un héroe. Su traje: clavadito al de Superman. A su lado, la aplaudida Kick Ass (2010), donde un chaval (Aaron Johnson) apasionado de los cómics, decide convertirse en uno de sus ídolos, sin poseer ninguna habilidad especial. No estará solo, ya que contará con la ayuda de, entre otros, Hit Girl, una niña que da auténtico miedo.

Los creadores de South Park, Trey Parker y Matt Stone, se sacaron de la manga a Capitán Orgazmo (1997), un actor porno con un arma secreta: una pistola cuyo rayo de luz provoca el orgasmo más increíble. El protagonista tenía algún problemilla con los pastores alemanes. A su lado, la inédita en España, Super (2010), cuyo protagonista, Rainn Wilson (el trepa de The Office) es un tipo del montón que decide transformarse en un héroe para salvar a su mujer de un traficante de drogas. Con un look muy manga, le acompañará Ellen Page.
Tras el fiasco de la serie Héroes (con lo bien que arrancó), los ingleses adaptaron la idea light made in USA pariendo Misfits, una de las series de culto juveniles: una tormenta eléctrica descargaba variados poderes a unos delincuentes de barrio.
X-Men: Primera generación (2011). Antes de convertirse en Magneto y en Profesor Xavier, los futuros X-Men eran un grupo de pardillos que unió sus fuerzas en los años 60 contra el malvado Sebastian Shaw. Luego todo se despendolaría… Scott Pilgrim (2010). Edgar Wright nos hizo creer que Michael Cera era el Han Solo de los nerds, y Ramona, su princesa Leia. Con acordes de guitarra y patadas Street Fighter, los siete ex novios de la chica iban cayendo uno a uno. El poder… del amor.

En dibujos animados, los más divertidos fueron Los increíbles (2004) ver al padre gordo intentando no estallar las mallas tenía su gracia. En plan colegueo, Ben Stiller y un montón de comediantes más lanzaron Mystery Men (Hombres misteriosos), de 1999, sobre una pandilla de tipos normales que por la noche acaban con todos los villanos que encuentran a su paso.
Push (2009). En México se llamó Héroes. Chris Evans, sin saberlo, se preparaba para la futura Capitán América. Paul McGuigan, su director, también se ha encargado de la serie británica Sherlock. Para ganar al mal no hacen falta disfraces. Sky High (2005). No sabemos quién engañó a Kurt Rusell para hincharse como el padre de Los increíbles. ¿La trama? Aún peor. El hijo de Commander (su superalias) no podía ir a Sky High, la escuela para superhéroes, porque había nacido sin poderes.