6.3.16

Baskets (FX): Zach Galifianakis, el payaso triste con el que te reirás

Baskets es la comedia que deberías estar viendo. No sólo porque la protagoniza Zach Galifianakis, tan rudo y oso por fuera como tierno y sensible por dentro. Junto al actor de Resacón en Las Vegas firma esta serie de FX Louis CK, imparable tras dejar Louie (espero que haga episodios esporádicos al menos). Junto a ellos, Jonathan Krisel, guionista de Portlandia y del SNL.


(opinión sin spoilers) Como todo payaso triste que se precie (Louis CK, Larry David, Jerry Seinfeld, Ricky Gervais y compañía), Baskets habla de una frustración, la de un actor que ansía ser payaso literalmente, pero un payaso refinado, nacido de la escuela parisina, elegante y con alma. Ser un artista, trabajar para ganar dinero es otra cosa. De regreso a Estados Unidos, Chip Baskets se encuentra con un panorama desolador: los payasos son lo que son, personajes de tres al cuarto de los que se ríen porque se caen, se levantan y se vuelven a caer. Y más si hablamos de payasos de rodeo. Baskets, el soñador, vapuleado por los toros en un rodeo de Bakersfield en California.

Lo mejor de todo, es que Baskets es una mentira en sí mismo, pues ni sabía francés ni aprendió nada del arte que tanto desea compartir. Baskets es un tontorrón con aspiraciones absurdas, de ahí que la serie sea en realidad una comedia agridulce o un drama slapstick. Porque lo más gracioso es ver a Galifianakis saliéndose de una para meterse en otra, con sus gestos y movimientos, que parecen improvisados. Los personajes secundarios que le acompañan son canela fina. Chip tiene un hermano gemelo histriónico, para que veamos la otra cara de Galifianakis, la del desfase. Chip, por un accidente, es ayudado por una mujer (Martha) que pareciera que nunca va a salir de su vida. Ella le acompaña donde sea, es una persona que se entrega, bondadosa y sin malicia, pero en el caso más extremo. Peca de inocente, aunque, el karma es el karma, parece que le sale todo bien. Lo peor es que Martha es leeenta en todo, ralentiza cualquier secuencia y… trabaja en Costco, un nombre que se repite a menudo en la serie. Es el debut de Martha Kelly, monologuista en varios programas, entre ellos el de Craig Ferguson.


Pero si hay que destacar a un secundario es a Christine, la madre de Chip, una señora pasiva agresiva interpretada por el actor Louie Anderson, un auténtico robaplanos. No me extrañaría que estuviera nominado porque es un descojone. Anderson, que lleva una peluca rubia y tiene sobrepeso, dijo en una entrevista que imita a su propia madre (que murió en 1990), algo que ha llevado haciendo casi 40 años como monologuista. Su madre tuvo que criarle a él y a sus cinco hermanas con un marido alcohólico. Para Louie Anderson ha sido la persona clave en su vida, de ahí que tenga libertad pata improvisar sus obsesiones (Costco es la más nombrada –almacena de todo–, los Reagan…) y se regodee en el cinismo. Un descubrimiento absoluto. En el episodio 1x8, cocina un pastel para sus amigas, pero éstas no se lo comen y le entra un ataque por el que entra en coma al no comer azúcar ya que es diabética. Buenísima la escena en la que Chip intenta mover a su madre del suelo, incosciente, pero no puede por su peso.

Guiño Cócteles fuera de serie. Chip entra en un karaoke y le ponen un cóctel con un conejo, mientras dicen "Si eres tan marica no cogerás a ninguna conejita".