21.8.11

Londres, hotel Quality Maitrise


Cuando fui a Londres al concierto de Glee en junio nos alojamos en este hotel que no conocíamos, el Quality Maitrise (web oficial). Lo queríamos por tres noches, porque luego la gente de Fox nos alojaría en The Cavendish (nada que ver). Había leído críticas desiguales, pero era de lo mejorcito que pude encontrar en esas fechas (había overbooking en toda la ciudad) sin que se me disparase el presupuesto (nos salió la habitación doble por unas 120 libras). Como adelanté en esta entrada, al reservar la habitación por internet sólo quedaba una para esas fechas. No me di cuenta, pero era para minusválidos (Accesible Room). Al día siguiente pedí el cambio a otra habitación. Fue un error mío, así que no me esperaba que me hicieran caso. La segunda noche no había más habitaciones, pero nos cambiaron a una habitación normal la tercera (aunque con un gran pero, que luego contaré). Lo mejor de este hotel, además de su precio, es que está pegado a una parada de metro (Kilburn Park), con varios autobuses que pasan por delante, y enfrente tiene un bar genial donde sirven hamburguesas. Además, el servicio es muy atento, tanto en el desayuno, que iba incluido, como en recepción. Tiene Wi-Fi gratis. Lo peor es que a pesar de ser un hotel con instalaciones modernas, está muy mal conservado. Como estuvimos en dos habitaciones diferentes (tiene 50 en total) os puedo contar lo mejor y lo peor de cada una de ellas. Por cierto, si entrais en su web, comprobareis que las habitaciones que se ven no se corresponden con la realidad.

La cama. La que aparece arriba del todo es de la habitación normal: no hay mucho espacio. Es una cama encajonada, pero no está mal. Lo absurdo es que la tele la teníamos en un armario que estaba lejísimos. Imposible verla desde la cama. La primera cama (arriba) era igual, aunque la tele estaba más cerca y sí se podía ver. Lo peor (aunque no se vea): detrás de esa cortina había una ventana pero no daba al exterior si no a una oficina del hotel. Si abrías la cortina te veían. Esta habitación para minusválidos no tenía ninguna ventana al exterior. Prohibida para claustrofóbicos.

El minibar. Totalmente absurdo que el minibar estuviera dentro del armario (enano) donde cuelgas la ropa. Como comprenderás ardía y la ropa estaba caliente, así que deicidimos apagar el minibar. En esta primera habitación coincidió además que el aire acondicionado se había estropeado, así que nada de calor extra.
Si en la habitación para minusválidos no había ventana al exterior, en la segunda veíamos la calle. Tampoco es que la cosa fuera espectacular, pero al menos se teníamos luz del día.

+Otros hoteles en Londres en los que he estado: Hotel Kempinski.

Esta era la tele de la segunda habitación: al lado de la ventana pero lejísimos de la cama. Todas las habitaciones tienen una estación para colocar el iPod y servicio gratuito de café y té.

El baño para minusválidos. Moderno, con su lavabo a la altura de una silla de ruedas y una ducha sin plato y con silla. La silla se podía quitar, así que no fue un gran problema. Lo único bueno es que era enorme.

+Otros hoteles en Londres en los que he estado: Martin's Lane.


Dos fotos del baño de la habitación normal. Fue una pena descubrir pequeños detalles que arruinaban lo que veías. El lavabo era moderno, pero el grifo se movía, como si estuviera poco firme. Había un armario al que le faltaba un pomo y lo peor de todo no fue eso...

... si no la gotera que nos encontramos en la ducha. Esto fue lo más asqueroso que he visto en mucho tiempo en una habitación de hotel. Cuando pedimos el cambio, dejamos las maletas en recepción y no volvimos hasta por la noche. Para cuando nos metimos en el baño, ya era tarde y sólo íbamos a dormir esa noche así que, pasamos. Lo peor es que olía a humedad, así que pusimos el extractor a toda ostia y cerramos la puerta del baño. A la mañana siguiente, le enseñé esta foto a la recepcionista y me dijo que nos invitaba al desayuno por las molestias (Va incluido). Pues a un desayuno especial (Ya hemos desayunado). Total que la tía nos descontó 20 libras. Menos es nada.

+Otros hoteles en Londres en los que he estado: Thistle Picadilly.


Aquí podeis ver la zona del desayuno bien sencilla. Había cereales, cruasanes y otros bollos, embutido y queso, pan y tostadas. Si querías algo de cocina (huevos, etc.) se pagaba aparte. El zumo de naranja de bote. ¿Volvería a este hotel? Seguramente, no. Pero es una pena, porque si lo cuidaran sería uno de las mejores opciones para dormir en Londres en un sitio moderno pero económico.

+Glee en Londres; la odisea para llegar a Londres; cruzando Abbey Road y las rebajas, y The Wolseley, ideal para tomar un té especial.

Otros hoteles en los que he estado en Londres:
+ Cavendish
+ Kempinski.
+ Martin's Lane.
+ Thistle Picadilly.
+ Pancras Renaissance.

2 comentarios:

Camila dijo...

Hola! Me encanta Glee, jaja, quería decirlo. Que feo lo que les ha ocurrido. Sucede mucho que lugares lindos se tornan horribles por estar descuidados, es una pena. A mi me sucedió lo mismo en varios hoteles en ixtapa. Un bajón. Saludos!

Mlo/Yonomeaburro dijo...

gracias x pasarte!