7.10.07

Primer día en NY: manifestaciones varias y primeras compras en Apple

Estuvimos en Nueva York desde el 20 al 27 de septiembre. Volamos con Delta y las reservas tanto del avión como del hotel las hicimos a través de internet. El The Pod Hotel lo descubrimos por internet, entre la tercera y la segunda avenida en la calle 51, con dos accesos del metro a cinco minutos y de precio bastante bien. Hacía dos años que no iba a NY.

Unos días antes subí al blog webs donde informarme y tiendas para comprar, restaurantes, cosas que hacer y lugares que visitar que me sirvieran como una especie de guía, me bajé planos de Manhattan y señalicé cosas que visitar, lo que luego nos vino fenomenal cuando queríamos comer en algún sitio sin comer mal y caro, por ejemplo.

Para quien le interese, nos dieron pasta de dientes, cepillo, crema de manos, tapones y antifaz en el avión, así que no es necesario llevar nada de estas cosas encima. Las maletas las llevábamos vacías, porque luego siempre hay problemas para no pasarse del peso a la vuelta (22 kilos máximo, de risa). De menú: pollo o tortellini; queso; galletas; pan y mantequilla y galleta de chocolate+ helado + pizza y galleta (todo esto en 8 horas que tardamos). Me preguntaron al pedir vino para la cena si tenía más de 21. Muy divertido.

Al llegar a NY al JFK (y después de ficharte, que te hagan una foto y te pidan las huellas de los índices) eran las 2:30 de la tarde y llegamos al hotel en taxi. Nos salió por 45 dólares a los que tienes que sumar los peajes (4.50) y la propina (le dimos 3$). Íbamos a hacerlo en el Super Shuttle (que son vans y buses que te dejan donde les digas por un precio fijo de 20$ por persona) pero teníamos que esperar al siguiente y no nos apetecía. Con el taxi pasamos por delante del edificio de las Naciones Unidas (durante nuestra visita hubo movimiento en la ONU y por la visita del presidente de Irán, así que había polis por todas partes y helicópteros) y por el restaurante Destino de Justin Timberlake.

Nuestra habitación era con cama Queen (la más grande) y baño incorporado. Te sale más económico si pides literas (cada una con su tele) o la cama más pequeña y sin baño. En cada pasillo hay varios baños muy grandes e individuales, que no nos causaron ningún problema ni de ruidos ni de olores ni nada. Una buena opción si no quieres gastar mucho, porque en NY los hoteles son caros. El hotel tenía un restaurante al aire libre y la posibilidad de conexión WIFI gratuita en las habitaciones, además de una plataforma para colocar tu iPod, de ahí su nombre, aunque no tiene nada que ver con Apple.

Entrada al hotel Pod.


Interior del hotel.



Enfrente del hotel había un espacio tranquilo, con mesas y sillas para descansar, con una catarata de agua. Me sorprendió encontrar este tipo de sitios de recreo y descanso cada dos calles. Los neoyorquinos suelen llevarse la comida para comer por la calle y se han inventado este tipo de espacios para huir del ruido.


En cada calle hay kioskos de prensa, con un montón de revistas. Te puedes volver loco literalmente. Aquí, el verdadero Homer Simpson.


Recorrimos la Grand Central, famosa por películas como El rey pescador de Terry Gilliam o Con la muerte en los talones de Hitchcook. En su interior, además del metro, hay unas cuantas galerias llenas de puestos para comer o comprar prensa. Es digna de ver.


Cuando salimos nos encontramos con una manifestación contra la guerra, animando a Hilary Clinton a que se moje. Esto es bastante difícil de ver luego en la tele. Suelen ser unas pocas personas, dando vueltas en círculo y gritando arengas con pancartas. En NY nos encontramos con varias manis de diferente tipo.


Caminamos desde l lhotel hasta la mayor tienda de fotografía y electrónica del mundo y la más barata, que dirigen judíos, la B&H Photo en la novena con la 34, cerca del Madison Square Garden. Como mañana cerraban por el Yom Kippur, decidimos ir hoy a comprar las cámaras de fotos, mucho más baratas al cambio del dólar. Y nos encontramos al señor Empire State.


Lo bueno de caminar por NY (como cualquier otra ciudad activa, con turismo) es que vuelves a encontrarte a gente de manifestación, esta vez de coña, disfrazados de frutas, en favor de los zumos sin aditivos. Y todo el paripé delante del Madison Square Garden para vender una marca de zumos, Naked.


Los manifestantes iban disfrazados de fruta alrededor del Madison Square Garden.


Nos regalaron un zumo Naked. Hacía bastante calor así que nos vino fenomenal.


Tras las compras, fuimos con Toño, un colega de mi hermano que vive en NY desde hace cuatro años, a la tienda de Apple de la quinta avenida. Cuando vine hace dos años no existía. Como estudia en la Universidad de Colombia si compra un portátil le hacen descuento por estudiante, así que aprovechamos y además pedimos el teclado con la ñ. Al día siguiente lo tendríamos y sin recargo alguno.

No era aún Halloween pero tiendas como las de Disney de la Quinta Avenida ya se preparaban.


... Aunque sea con muñecos como los de Pesadilla después de Navidad, de Tim Burton.


Más Halloween.



Luego nos fuimos a pasear por la zona del Rockefeller. Me llamó la atención descubrir una tienda sólo de postres japoneses, muy cara y elitista. Me recordó (snif) a mi viaje del año pasado a Tokyo. No vimos muchos japoneses pero españoles había por todos los lados. En NY se habla español, todos los comercio tienen trabajadores hispanos y la mayoría ya no se averguenza de su idioma materno. De hecho, los yankis están aprendiendo a defenderse en español. No les queda más remedio.

La famosa pista del Rockfeller Center de noche. Aún no estaba la pista de patinaje. En su lugar había mesas de los restaurantes.



La cena del primer día: sandwich de aguacate, agua y fruta (supercara) en Cafe Metro (en Lexington avenue), uno de los 24 horas abiertos cerca del hotel.



Segundo dia: La estatua de la libertad y partido de hockey.
Tercer dia: Central Park y el musical Hairspray.
Cuarto dia: Compras por el Soho y cena en Tribeca Grill.
Quinto dia: Canal Street, el barrio judío y la pizza de Lombardi.
Sexto dia: Coney Island, el Empire y Chelsea.
Séptimo día: museos y vistas nocturnas desde el Rockefeller.
Octavo dia: Times Square y hamburguesa gigante.

Nueva York (2011).
+Primer día, llegada, policía, Bryant Park y GoodBurger. Link.
+Fotos del High Line. Link.
+Segundo día: el Memorial del 11S, el merchandising y los indignados de Wall Street. Link.
+Museo de la Ciudad (expo Torres Gemelas) y restaurante Balthazar. Link. 
+El nuevo Uniqlo; Los ángeles de Charlie en Times Square; Urban Outfitters de Halloween.


+Mi viaje a NY en 2004. Link.

1 comentario:

lore dijo...

Termine de leer todo tu recorrido ... sencillamente genial!!
Mis dias en NY eran de 48hs! y veo que es el efecto que se logra porq no se ocmo hacia spara tener tanta actividad durante el dia!!
yo termine con las piernas hinchadas!!

Sos periodista? lei en la entrada sobre los Museos que tenias el carnet de prensa.

beso!